Ganadería: un sector que evoluciona

ANÁLISIS

MCS GRUPO CONSULTOR

La ganadería es un sector importante en la estructu­ra económica paraguaya: desde el 2011 al 2016 su PIB ha crecido en promedio 5%, a pesar de las inundaciones. El sector se encuentra evolucionando constantemente, in­corporando más y mejor tecnología en materia de genéti­ca reproductiva y de cuidados animales e industriales. No obstante, es una actividad altamente concentrada en los grandes productores.

El 25,2% del Producto Interno Bruto – PIB paraguayo es generado por el sector primario, del cual forma parte la ganadería que contribuyó en 5,3% en la generación del PIB. En términos corrientes y utilizando tipo de cambio minorista vigente al cierre del diciembre G. 5.767/US$, la ganadería generó el año pasado US$.1.440 millones de los US$.26.981 millones del PIB total.

DESCRIPCIÓN Y ESTIMACIONES DE LA PRODUCCIÓN

Según estimaciones del USDA, el Paraguay producirá en el 2017 alrededor de 590.000 toneladas de carne vacuna afectado principalmente por las inundaciones. Este volu­men es ligeramente inferior a la producción estimada del 2016 que fue de 610.000 toneladas e igual a la del 2015.

El rebaño de ganado vacuno en Paraguay disminuyó en los últimos años; cayendo de 14,4 millones de cabezas en el 2014 a 13,6 millones de cabezas en el 2016, y se proyec­ta que este valor se reduzca levemente en el 2017. Esto se debe principalmente a las inundaciones ocurridas duran­te los años 2014 y 2016, que afectaron a las zonas ganade­ras en el sur del país, reduciendo las tasas de embarazo y destete, y a las registradas en los primeros meses de este año que afectaron principalmente los departamentos de Misiones y Ñeembucú.

Las 13,6 millones cabezas de ganado vacuno que tiene Paraguay están distribuidas, por un lado, entre 15.000 productores que poseen entre 100 y 1.000 cabezas y que en total agregan 4 millones de cabezas. Por otro lado, por unos 3.000 grandes ganaderos representan el 55% del hato del país y un promedio de una proporción de destete de alrededor del 60%, lo que indica la alta concentración de la producción.

LA INCORPORACIÓN DETECNOLOGÍAS MEJORA PRODUCCIÓN

A pesar de la reducción en la cantidad de ganado existen­te, la calidad del mismo ha mejorado notablemente, prin­cipalmente por la incorporación de mejores tecnologías, lo que condujo a un crecimiento promedio del 5% en su PIB en el periodo 2011-2017, 0,3 puntos porcentuales por enci­ma del promedio de crecimiento del PIB total en el mismo periodo.

En el 2015, cuando los precios del maíz estaban muy ba­jos, muchos productores comenzaron a engordar su ga­nado con granos, incorporando el uso de feedlot, o ali­mentación únicamente a base de balanceados. Se estima que en el 2015, entre el 12% y 15% de los animales faenados fueron terminados con feedlots.

Los mejores precios de la carne exportada junto con los menores precios del maíz podrían estimular a los produc­tores a expandir la alimentación con granos del ganado, lo que tiende a ser significativamente más productivo.

La implantación y desarrollo de pasturas, es otro rubro en el que invierten los ganaderos incorporando cada vez más mejoras, aunque los resultados y los costos de la mis­ma dependen de la ubicación geográfica del campo y del tipo de suelo. Ella incluye el uso de semillas, cal agrícola y fertilizantes, entre otros, así como de maquinarias como topadoras, palas cargadoras y rastras, dependiendo de la zona.

Otra mejora incorporada es la suplementación en la ali­mentación, más utilizada en las estancias dedicadas ex­clusivamente a la genética, cuyo producto final son toros y vacas para reproducción. La genética ganadera paraguaya ha mejorado notablemente y en la actualidad incluso es exportada.

LAS EXPORTACIONES AUMENTAN PERO ESTÁN CONCENTRADAS

El valor de las exportaciones paraguayas de carne vacuna alcanzó en el 2016 US$.1.156 millones, por 313.443 tonela­das exportadas. Para el 2017 se proyectan en 395.000 to­neladas. Chile, Rusia y Brasil son los principales destinos, juntos representan entre 65% y 80% de las exportaciones de este producto en los últimos 4 años.

El mercado chileno es el mayor receptor de carne vacu­na paraguaya y tiene mayor protagonismo tanto en precio como en cantidades de carne recibidas desde nuestro país. El ingreso de divisas acumulado por las exportaciones destinadas al mismo desde enero del 2015 a abril de este año, ha sido de US$ 822,2 millones, de los cuales US$ 361,2 millones ingresaron durante el 2016 y US$ 128 millones durante el primer cuatrimestre de este año.

El otro destino importante de las exportaciones de carne paraguaya es Rusia. Desde enero del 2015 y hasta abril de este año, las exportaciones de carne a Rusia sumaron un total de US$ 689,8 millones, de los cuales ingresaron US$ 265,1 millones en el 2016 y US$ 85,3 en el primer cuatri­mestre del 2017.

Las exportaciones al Brasil desde enero del 2015 y has­ta abril del 2017, representaron un ingreso acumulado de divisas de US$ 299,7 millones de los cuales US$ 134,4 mi­llones corresponden al 2016 y US$ 38,7 millones al primer cuatrimestre de este año.

De esta manera, parte importante de la producción del sector ganadero es exportada, y para el 2017 se estiman mejores precios de exportación, lo que a su vez impli­ca una mayor rentabilidad. Esto debería ser potenciado adoptando políticas que conduzcan a una diversificación de los mercados buscando entrar a aquellos que ofrezcan mejores y más sostenibles condiciones.

Por otro lado, habría que considerar que dados los altos estándares requeridos, los pequeños productores quedan fuera del mercado de exportación. Su escasa eficiencia y altos costos exigen de un acompañamiento más cercano por parte de las instituciones involucradas de modo que el crecimiento del sector también llegue a ellos.

También podría gustarte Más del autor