Resolviendo conflictos de forma más rápida y más barata

Raúl Pereira

[email protected]

En Paraguay, ahora, las disputas y controversias pue­den resolverse de manera más rápida, eficiente, y con menos dinero. Desde hace seis meses, el mercado para­guayo para las inversiones tiene un gran aliado: rigen las nuevas Reglas de Procedimiento Abreviado de la Cá­mara de Comercio Internacional (“CCI”). Así, los inver­sores que ya están en nuestro país tienen un motivo más para quedarse y los que todavía no invirtieron aquí, más razones para venir. Es que, naturalmente, la seguridad jurídica no es solamente transparencia, reglas claras, imparcialidad e independencia, sino también eficiencia.

Desde el 1 de marzo de este año, cuando los montos en pugna sean de hasta dos millones de dólares, las dis­putas podrán dirimirse bajo las nuevas Reglas de Pro­cedimiento Abreviado de la CCI, que tienen el objetivo principal de reducir costos y dar más eficiencia a los arbitrajes administrados por esta institución.

Si bien esta nueva propuesta de la CCI llega “tarde” en relación con otras instituciones arbitrales, como el Ins­tituto de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocol­mo o el Centro Internacional de Arbitraje de Singapur, ciertamente es bienvenida, ya que colabora con una justicia privada de calidad y costo-efectiva. No obstan­te, la efectividad de las nuevas Reglas de Procedimiento Abreviado todavía debe ser probada. Por ahora, cabe a sus potenciales usuarios analizar junto a sus asesores profesionales las ventajas y desventajas que estas nue­vas reglas pueden suponer en cada caso y, quizás, incor­porar el sistema en sus contratos.

RESUMEN DE LAS NUEVAS REGLAS

Toda cláusula o acuerdo arbitral firmado luego del 1 de marzo del 2017, que establezca arbitraje ante la CCI y cuyo monto en disputa sea de hasta US$ 2.000.000, cae­rá bajo las nuevas Reglas de Procedimiento Abreviado de la CCI, salvo que las partes acuerden de forma ex­presa su no aplicación. Igualmente, las partes también podrán acordar que dicho Procedimiento Abreviado sea aplicable sin importar el monto del conflicto o estable­cer un techo más alto.

Sin dejar de lado el innovador servicio de escrutinio fi­nal de laudos que caracteriza a los arbitrajes adminis­trados por la CCI, las nuevas Reglas de Procedimiento Abreviado tienen las siguientes características:

  1. Son aplicables a cláusulas o acuerdos arbitrales cele­brados después del 1 de marzo de 2017;
  2. Son automáticamente aplicables a conflictos en que el monto reclamado no supera los US$ 2.000.000 (salvo que las partes acuerden algo distinto);
  3. Pese a lo dispuesto en el punto anterior, las partes pueden acordar que el Procedimiento no sea aplicable bajo circunstancia alguna o, al contrario, que sea aplica­ble sin importar el monto reclamado;
  4. La Corte de la CCI podrá designar un árbitro único para resolver el conflicto por más que las partes ha­yan acordado un número distinto;
  5. Se elimina el Acta de Misión y la Conferencia de Conducción del Procedimiento debe realizarse den­tro de los 15 días luego de entregado el expediente al tribunal;
  6. El tribunal tiene la facultad, previa consulta con las partes, de decidir el caso solamente sobre la base de documentos presentados por las partes, sin audiencia oral, y también de limitar el alcance y extensión de los escritos, declaraciones de testigos y dictámenes de pe­ritos; y
  7. El tribunal debe emitir su laudo dentro de los 6 me­ses contados a partir de la fecha de la Conferencia de Conducción del Procedimiento.

El Procedimiento Abreviado es ideal para conflictos que no requieren un nivel de análisis complejo por parte de los árbitros y con un monto dentro del límite impuesto por la CCI. No obstante, para casos con un set de hechos más complejos, las reglas de arbitraje normales serán la opción ideal para las partes.

OPORTUNIDAD DE SU UTILIZACIÓN EN EL PARAGUAY

Ya no es secreto que en el comercio internacional, el arbitraje es el método de resolución de conflictos de cabecera, considerando sus múltiples ventajas: neutra­lidad, pericia de los árbitros, finalidad, confidencialidad, rapidez y flexibilidad. En el 2015, una encuesta realizada por la facultad de derecho de la Queen Mary University (Londres) indicó que el 90% de los encuestados eligió el arbitraje como su método de resolución de conflictos de preferencia.

Al mismo tiempo, el Paraguay no es ajeno a los efectos del incremento en el movimiento del comercio interna­cional, sea entre partes privadas o con la participación del Estado en proyectos de inversión extranjera. Así, las transacciones comerciales internacionales forman parte del día a día de varias empresas paraguayas y no caben dudas que, para estas transacciones, un foro neu­tral para la resolución de eventuales conflictos, como el arbitraje, formará parte de las negociaciones.

Así, el arbitraje se vuelve cada día más atractivo para las multinacionales que invierten en Paraguay debido a dos motivos: (i) la ya mencionada preferencia por un fuero neutral para decidir eventuales conflictos; y (ii) el obvio problema de desconfianza y retardo de nuestro siste­ma judicial que en muchos casos se transforma en una suerte de denegación de justicia, volviéndose realidad la máxima “justicia retardada, justicia denegada”.

Y es en este segundo motivo donde las Reglas de Proce­dimiento Abreviado pueden jugar un papel importante en el día a día comercial del Paraguay. El arbitraje ya es, en promedio, más rápido que el proceso judicial, y contar con una opción que simplifica aún más el pro­cedimiento arbitral es definitivamente atractivo para el sector empresarial, donde los conflictos, cuando más se extiendan, más afectan la productividad e imagen de la empresa.

La simplicidad derivará en la resolución de conflictos de forma más rápida y costo-efectiva. Más aún, poder contar con el apoyo de la CCI como institución (que ac­tualmente cuenta con oficina en Asunción) definitiva­mente contribuirá a alcanzar este objetivo de dar más velocidad al procedimiento arbitral; y si el tribunal no emite un laudo dentro de los seis meses corre el riesgo de extender su trabajo por honorarios reducidos, ya que para el procedimiento abreviado aplica una escala más baja, y la Corte de la CCI está facultada a reducir dichos honorarios en caso de atrasos.

Ciertamente, entraremos en un periodo de aprendizaje, puesto que las Reglas de Procedimiento Abreviado to­davía no fueron probadas en la práctica y el éxito de las mismas dependerá, en gran parte, de la mano firme de los árbitros en la conducción de arbitrajes bajo las mis­mas.

1 Luego de cerrado el procedimiento arbitral, el tribunal debe enviar a la Secretaría de la Corte de Arbitraje de la CCI un borrador del laudo, para que la Secretaría analice el mis­mo y se asegure, sin afectar la sustancia de la decisión, que el laudo cumpla con los requisitos mínimos para que sea ejecutable en el lugar donde fue llevado a cabo el arbitraje.

También podría gustarte Más del autor