Mundo multipolar y tolerancia al riesgo

El objetivo central de esta columna no es infundir temores. Por el contrario, la intención es que a partir de una descarnada visión miremos un camino decisional como empresarios.

Jorge A Yunis J | Fundador EQUIUITY Chile y EQUITYSBC USA

El objetivo central de esta columna no es infundir temores. Por el contrario, la intención es que a partir de una descarnada visión miremos un camino decisional como empresarios. Veo la tremenda necesidad de insistir en planteamientos radicales antes que se inicie el probable deterioro de las capacidades patrimoniales de las empresas familiares. La cuestión clave es preguntarse ¿en qué economía global estamos parados? ¿Por qué estamos como estamos? ¿Nos golpeará en la próxima década? Lo concreto es que este tiempo presente se caracteriza por la multipolaridad. Significa que las señales que recibimos de nuestro entorno son dispares, volubles y varias de ellas constituyen shocks. Además se han profundizado los riesgos geopolíticos y obviamente también las megafuerzas de mercado tales como los cambios tecnológicos, cambio en la demografía por edad y las migraciones que bordean los 750 millones de personas a nivel mundial. Por ello es que el Índice de Sorpresas Económicas nos muestra fluctuaciones nunca antes vistas. Para terminar de decorar este panorama estamos viviendo una paradoja de prosperidad material con desencanto social; algo así como un malestar difuso en sus causas.
¡No es el apocalipsis! Pero nadie se escapará milagrosamente. Lo cierto es que se terminaron los tiempos de “evolución” dando paso a los tiempos de “saltos drásticos”. Tenemos millones de oportunidades e importantes desafíos que debemos tomar. Nuestro rol empresarial es justamente escudriñar este ambiente porque sin duda allí encontraremos los futuros destinos de los negocios. Es lo que en inteligencia estratégica llamamos los “psico-micro-nichos georeferenciados” de mercados. Se definen así porque al interior de microgrupos de consumidores localizados en áreas geográficas muy concretas se identifican a su vez subgrupos cuyos perfiles de gustos, aspiraciones, necesidades, egos y otros, son distintos. Por lo tanto la dedicación más rendidora debe focalizarse en la identificación de estos mercados y en la preparación de la organización, únicas maneras de mantener la vitalidad competitiva. Esta realidad la encontraremos tanto en la oferta que nos llega de multiplicidad de proveedores como en la demanda por nuestros servicios y productos. A partir de esta hebra construiremos el nuevo rol de mercado, los valores actualizados y la estrategia, para así definir la nueva línea de negocios. Reitero que no se trata de una mera adaptación. Estamos conversando de transformaciones disruptivas. Estas últimas palabras podrían sonar un tanto teóricas; lo concreto es que corresponden solo al enunciado de las decisiones.

También podría gustarte Más del autor