Se formó en Londres y hoy aplica técnicas en su propio negocio

Por Guadalupe G. Wippel

David Velázquez Sosa es un joven paraguayo apasionado de la gastronomía. Tanto que cruzó el charco para especializarse en Londres, Inglaterra. A su regreso decidió crear su propio espacio dentro del mercado gastronómico nacional.

“Decidí emprender este negocio porque, desde que era niño mis padres me enseñaron lo que es el trabajo y a hacer mis propios de negocios. Cuando quería algo, en vez de comprar directamente lo que quería, me compraban alfajores o dulces para que yo los vendiera a mis compañeros en la escuela. Elegí este sector, porque desde los 12 años descubrí que tengo una gran pasión por lo que es la cocina en general, las fusiones que son interminables y los sabores que se pueden llegar a sacar de ellas”, señaló David.

INICIOS

La idea nació en agosto del 2014, pero el emprendimiento se inició “en diciembre del mismo año, con un carrito que llevamos a Caacupé para el feriado del 8 de diciembre.
Tan buena fue la aceptación hacia nuestros productos, que decidimos traer e innovarlos en Lambaré, para febrero del 2015”, recordó el emprendedor y añadió que la inversión inicial fue de unos G. 15 a 18 millones, entre hacer el carrito, equiparlo y comprar la materia prima. “La evolución que tuvo la marca en sí es muy positiva. Cambiamos el concepto y estamos en locales climatizados y ofreciendo la mejor comodidad posible a nuestros clientes”, agregó Velázquez.

PERFORMANCE

“Todavía queda mucho por ir mejorando, pero para el tiempo que llevamos en el mercado, vamos por buen camino, a buen ritmo. Estaría difícil decir que tengamos alguna debilidad, porque siempre tratamos de convertirlas en algo que no sea debilidad”, reconoció el chef. “Nuestra fortaleza es la calidad de nuestros productos, hacemos todo con la mejor calidad de materia prima y lo vendemos al mejor precio del mercado, finalizó.

También podría gustarte Más del autor