Paraguay puede fortalecer más sus atractivos

20 MAR 2012 08:03 am
Economía & Negocios


El Paraguay debe contar con una ley marco sobre inversiones, que permita definir cuestiones fundamentales sobre esta materia, e impidan la adopción de cláusulas o artículos que colisionen con los intereses nacionales o con normas o principios establecidos en el marco regulatorio nacional.


Rossana Escobar
rescobar@5dias.com.py

El Paraguay debe contar con una ley marco sobre inversiones, que permita definir cuestiones fundamentales sobre esta materia, e impidan la adopción de cláusulas o artículos que colisionen con los intereses nacionales o con normas o principios establecidos en el marco regulatorio nacional. Este es el criterio que arrojó el estudio del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya sobre las Consideraciones del Acuerdo de Inversiones en el Mercosur. 

Al país no le conviene negociar un documento muy innovador, sino uno que incorpore los principios básicos como los incluidos en el Acuerdo de Protección y Promoción Recíproca de Inversiones (APPRI), a menos que se comience a trabajar en una ley marco de inversiones que sirva de referencia y base para la negociación de lo “que se puede o no se puede” acordar y firmar, refiere la fuente. 


EL ACUERDO 

Los países del Mercosur acordaron iniciar trabajos para desarrollar un proyecto de Acuerdo de Inversiones, adoptando un enfoque que siga la línea de los Acuerdos de Protección y Promoción Recíproca de Inversiones o APPRI, resolución Nº 30/2010, Lo esencial de los APPRIs es proteger y promover la inversión extranjera efectuada por nacionales o sociedades de uno de los estados contratantes, en el otro Estado contratante. En estos acuerdos, los estados contratantes se obligan a no obstaculizar a través de medidas injustificadas o discriminatorias las inversiones que se realicen en sus territorios, estableciendo reglas claras para proteger inversiones. 

En su estructura y contenidos, las similitudes de los APPRIs son cada vez mayores. En ellos se definen intereses de ambos Estados acorde a sus legislaciones nacionales, como, inversionista, persona natural, persona jurídica, territorio, facilidades para transferir las utilidades y otros. 

Un aspecto muy importante de los APPRIs es que en ellos se dejan establecidas las vías para solucionar conflictos entre las partes contratantes. Otra garantía es el acuerdo acerca de las indemnizaciones por expropiaciones, que incluye una definición de las circunstancias bajo las cuales pueden aplicarse las mismas y que siempre deben estar respaldadas por procedimientos legales correspondientes. 

Dentro del bloque, nuestro país ya posee experiencia en la negociación de este tipo de instrumento, puesto que existen numerosos acuerdos suscritos con varios países. Pero también es destacable que carece de este tipo de instrumento con los principales países tenedores de activos nacionales, como lo son los Estados Unidos y el Brasil. Este hecho podría inducir a pensar en su irrelevancia a la hora de atraer inversiones, pero también podría observarse desde otra óptica y considerar que en materia de atracción de inversiones, el país pudo haber estado viajando con el “freno de mano puesto”. Es decir, obteniendo un flujo de inversión directa inferior al cual se pudo acceder de haberse contado con algún documento de protección y promoción de las inversiones provenientes de los países mencionados.


Lo fundamental es referenciar qué se puede o no se puede firmar con los inversionistas.


Puede colaborar con las garantías que atentarían con la seguridad jurídica. 

COMENTARIOS

© 2015 5dias.com.py