Ventajas en el Mercosur dependen de políticas externas competitivas

30 MAR 2012 19:36 pm
Economía & Negocios


Los acontecimientos como lo ocurrido con el rebrote de la fiebre aftosa, que a además de contraer la cartera del mercado exterior del Paraguay, generó una serie de barreras en el tránsito en las principales vías de salida por territorios de países vecinos y socios del Mercosur, para la exportación de carne del país. La sequía que afectó a la circulación fluvial por la gran bajada de los ríos, qu


Por Rossana Escobar 
rescobar@5dias.com.py 

Los acontecimientos como lo ocurrido con el rebrote de la fiebre aftosa, que a además de contraer la cartera del mercado exterior del Paraguay, generó una serie de barreras en el tránsito en las principales vías de salida por territorios de países vecinos y socios del Mercosur, para la exportación de carne del país. 

La sequía que afectó a la circulación fluvial por la gran bajada de los ríos, que se sumó a la burocracia de controles presentes en esta vía; la última disposición de la Argentina que extendió el período de concesión de licencias para el ingreso de los productos locales a sus mercados, más las subjetivas asimetrías, que sienten varios sectores productivos de nuestro país, han ido generado una serie de cuestionamientos con respecto al Mercosur que han desembocado en pensamientos que subestiman la conveniencia de pertenecer al bloque. 

Pensamientos más comunes que se escuchan referente al tema es que “El Mercosur no le sirve a Paraguay”, que el “Mercosur no existe o existe sólo para los grandes”. Ante estas consideraciones que han establecido ciertos mitos, el Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), recurre a un análisis para llegar a la comprobación empírica sobre ellos. En base a datos del comercio internacional del Banco Central del Paraguay y del Comtrade de las Naciones Unidas, a materiales de apoyo (boletines de Comercio Exterior e informes oficiales, trabajos de investigación, etc) y a estimaciones estadísticas, el Cadep mediante su analista Francisco Ruiz Díaz obtiene conclusiones diferentes a las afirmaciones correspondientes principalmente al mito de que el Mercosur no le sirve al Paraguay.

Consideraciones En su exploración por el comercio exterior paraguayo, Ruíz Díaz, señala que es innegable que el bloque viene enfrentando problemas de credibilidad en cuanto a sus instituciones; sin embargo, la propuesta de denunciar el Tratado de Asunción, a pesar de ser un argumento emocionalmente seductor, carece de seriedad frente a los hechos y las evidencias. “Aun así, dando el beneficio de la duda a la afirmación de que &el Mercosur no sirve&, supongamos que decidimos salir del bloque. ¿Salir del Mercosur impedirá que nuestros ex socios apliquen medidas restrictivas a nuestro comercio? ¿En qué ámbito alternativo al Mercosur Paraguay podrá reclamar cualquier tipo de arbitrariedad por parte de las dos grandes economías regionales? Es un hecho que estando fuera del Mercosur Paraguay estaría más expuesto a la actuación discrecional de las dos grandes economías de la región”. 

Pero el peso más grande del análisis recae en la necesidad de la debida autocrítica respecto al hecho de que a partir de su ingreso al Mercosur, Paraguay no ha creado las instituciones pertinentes para desarrollar una política comercial externa competitiva. Debe entenderse además que existe una responsabilidad social general (responsabilidad de todos los sectores de la sociedad) en la cuestión de cómo el país se ha integrado al bloque. Sobre el vínculo entre la agenda interna y la agenda externa, Ruiz Díaz refiere que la agenda externa del país se configura a partir de los insumos proveídos por la agenda interna. Esto implica que los temas de la agenda externa del país son el fiel reflejo de los temas sustantivos de la agenda interna. 

A su vez, la configuración de la agenda interna es el resultado de un proceso complejo en el que los diferentes grupos de presión buscan hacen prevalecer sus respectivos intereses. En el caso de Paraguay, los grupos de presión más influyentes en la orientación de la agenda interna y externa pueden ser clasificados en el sector de la producción (poderosos gremios que defienden los intereses de la producción primaria y de la industria). 

En el ámbito de la política comercial externa, generalmente se persiguen tres objetivos: importar bienes de capital e insumos pagando bajos impuestos, lograr protección contra los bienes importados que compiten con productos nacionales y exigir la apertura de los mercados mundiales para la colocación de sus productos. 

Entre los importadores, presionan para que las mercaderías importadas tributen lo menor posible y los consumidores que buscan siempre mantener niveles bajos de impuestos para bienes de consumo. 

Generalmente los dos grupos de mayor influencia en la configuración de los temas de la agenda interna suelen ser aquellas relacionadas con la de los intereses legítimos (sector productivo) y la de los intereses de facto (importadores–reexportadores). 

Por lo que sería importante encontrar evidencias para que ambos sectores sean beneficiados de manera equilibrada. Ventajas de estar en el bloque Según el análisis del Cadep, a partir de la vigencia del Mercosur, los productores nacionales pudieron importar bienes de capital e insumos originarios de los socios del bloque libre de todo tipo de arancel. 

Con relación a la importación de bienes de capital para la industria según un estudio reciente el 72% de estos ingresan al territorio aduanero del país a través del Tratado de Asunción, o sea, tributando 0% de arancel aduanero, mientras que los restantes 28% provienen de extrazona tributando un arancel promedio de 0,2%. 

El ingreso de Paraguay al bloque condujo además a la asunción de compromisos de eliminación de aranceles a una parte relevante de las importaciones. En 2011, gracias a la vigencia del Tratado de Asunción y de los Tratados de Libre Comercio negociados entre el Mercosur y los Estados Asociados, más del 40% de las importaciones ingresaron al país pagando en su mayoría arancel aduanero de 0%. 

La renuncia por parte del Gobierno de estos ingresos significó una transferencia importante de renta en beneficio del sector productivo y también de los consumidores. Estos beneficios para el sector privado son “bienes públicos”: el uso por parte de un grupo no excluye a otros, además su utilización es un derecho pues no depende de la autorización previa de la burocracia, señala la fuente. 

En los accesos a mercados, los datos revelan que en 2011 el 40% del total exportado por el país ingresó a mercados con Tratados de Libre Comercio o Acuerdos de Preferencias Arancelarias. Con respecto a que el Mercosur sólo ha servido para exportar materias primas, la fuente refiere que al bloque sólo se estaría destinando el 12% (US$ 353 millones) de los productos primarios totales exportados por Paraguay, más se envían productos de manufactura.

COMENTARIOS

© 2015 5dias.com.py