Hacienda y BCP, en pleno roadshow para colocación de bonos soberanos

Claudio Sánchez
[email protected]

Los primeros días del mes de agosto verán lis­tarse a los bonos sobe­ranos paraguayos en el exterior.

La plana mayor del Ban­co Central está muy con­fiada de colocar a rendi­mientos similares a las de enero de 2013 (4,625%), y durante toda esta sema­na estarán abocados en el roadshow de promoción de los papeles paragua­yos con inversionistas de países como Inglaterra, Estados Unidos y otros de la región, como Chile.

Como termómetro del apetito de los inversio­nistas en el mundo te­nemos la incursión de Brasil, que el miércoles último colocó US$ 3.500 millones a 30 años con un rendimiento de 5,131%, y un diferencial de 187,5 puntos básicos sobre los bonos del Tesoro de Esta­dos Unidos a 30 años.

Si el análisis parte del principio de que Bra­sil tiene calificación de grado de inversión y que Paraguay está a dos peldaños del mismo, se podría esperar tasas li­geramente mayores a las que el vecino obtu­vo, pero si la base del análisis se centra en las perspectivas económi­cas y la coyuntura de las dos naciones emisoras, probablemente hasta nos encontremos con sorpre­sas, como rendimientos aún menores o práctica­mente iguales.

De todos modos, en vis­ta de un tiempo de ma­duración de 10 años como plazo mínimo de la deuda paraguaya, el presidente del Central, Carlos Fer­nández Valdovinos, dijo el miércoles en rueda de prensa que, tratándose la colocación de la mo­dalidad conocida en la jerga financiera como “bullets”, es decir, que la totalidad del capital es devuelto al vencimien­to, hay que entender que aunque al momento de la salida Paraguay sea una economía de unos US$ 30 mil millones, al mo­mento de la devolución de los fondos Fernández Valdovinos estima que habrá crecido en un 50%, lo mismo que la fuerza recaudatoria del Fisco.

REACCIONES
Manuel Ferreira se ma­nifestó satisfecho por el hecho y en su cuenta en Facebook analizó el momento de salida como ideal, dado que el dife­rencial sobre los bonos americanos es aún menor que cuando se salió por primera vez, en enero del año pasado, aunque reclama la falta de eje­cución en ministerios que deben canalizar los fondos, como Obras Pú­blicas. Dijo cuanto sigue:

Creo que la emisión de Paraguay se hará en un buen momento de los mercados internaciona­les. A pesar que ha subido la tasa de referencia (tasa de los bonos soberanos de EEUU), se ha reduci­do la diferencia de tasa (spread) entre los bo­nos de Paraguay y los de EEUU, ya que han subido las calificaciones inter­nacionales de Paraguay.

Creo que el momento es bueno para salir a los mercados, ya que no existen muchas alterna­tivas de inversión, por lo que los bonos que se están ofreciendo, se co­locan a buenos plazos y a tasas bajas. Además el hecho de tener US$ 1.250 millones de bonos dando vuelta en los mercados hace que haya más bonos disponibles para comprar y vender (mayor liquidez de los papeles) con lo que la tasa de interés (o el precio) es mucho más sensible, es decir, refleja de mucho menor mane­ra la percepción que los mercados tienen de un país.

Dado que Paraguay es percibido de manera muy positiva hoy inter­nacionalmente, lo que podemos esperar es que nuestras tasas bajen aún más, reduciendo las alternativas de finan­ciamiento, no sólo para el Estado, sino también para las empresas priva­das.

El monto de la deuda de Paraguay no es muy ele­vado (a fin de año pasa­ría a un 11,5% del PIB) y es muy pagable (plazos largos y tasas bajas) y el dinero es muy necesario para las inversiones que hacen falta en el país.

Creo que el problema principal es qué se va a hacer con la plata. El Estado paraguayo tiene tremendos problemas de ejecución. Se ha te­nido muchos problemas para gastar los US$ 500 millones de la primera emisión que aún no se han terminado de gas­tar.

Para muestra vale un botón: el MOPC tuvo que contratar a una consul­tora para que ejecute sus obras, porque ellos no pueden. No creo que la solución sea muy viable, pero hay que ver. Pero a pesar de esto, quién puede dudar que nece­sitamos más rutas, más puentes, más electrici­dad. Considero que para enfrentar los problemas de ejecución del Estado no va ser suficiente con­tratar consultoras.

Hay que buscar soluciones distintas. Posiblemente una alternativa sea lla­mar a licitación no sólo de las obras, sino tam­bién de los proyectos. Los departamentos de pro­yectos de MOPC y ANDE, los principales ejecutores y lo que más necesitamos (rutas y electricidad) son débiles y no tienen todos los recursos para hacer las obras. Creo que se puede dinamizar mucho la inversión pública y generar mucho empleo para los compatriotas si es que se concursa tam­bién los proyectos ejecu­tivos.

También podría gustarte