Leo Rubin: ‘‘Hacer cine nacional es la mejor marca país que existe”

Entrevistas

Gabriela Veròn Yörg

[email protected]

A días del estreno nacional de la película
Mangoré: Por amor al arte, el diario 5días conversó con Leo Rubín, productor de
la película sobre los desafíos y motivos de llevar adelante esta producción
cinematográfica que retrata la vida de Agustín Pío Barrios, ?El paraguayo más
universal? como lo describe Rubín.

¿Por
qué hacer una película sobre Agustín Pio Barrios?

Me pareció interesante su personalidad en
la que optaba por vestirse de indio, que en los años 30 se presentaba de esa
forma para tocar piezas clásicas. Es algo que hoy ya no se ve.

Él lo hacía en una época en la que a los
indios los cazaban y los mataban. Era una forma de reivindicar la cultura
paraguaya. Al igual que muchos paraguayos tuvo que dejar a su familia para ir
al exterior detrás de un sueño o un trabajo que en su caso estaba relacionado
con el amor que tenía por su arte. Su vida, en sí misma, es de película.

¿Por
qué crees que Mangoré decidió abandonar el país?

Por muchas razones, creo que una de ella
tiene que ver con que quería transcender como artista, y eso se ve en la
película. Agustín Barrios deja el país en el año 1925, con 36 años y muere en
el año 1944, a los 59 años por varías enfermedades acumuladas.

¿Cuánto
tiempo de preparación tuvo el guión y pre producción?

La preparación del guión llevó un año,
entre la primera versión y la investigación. La pre producción desde que empezó
el proceso hasta terminar llevó cuatro años.

¿Cuál
fue el presupuesto de la película?

El presupuesto no está cerrado porque
seguimos utilizando los fondos para la avant
premiere
, pero lo utilizado alcanzaría en total un millón y medio de
dólares.

¿Cuál
fue la respuesta de los auspiciantes al escuchar la frase ?queremos hacer una
película sobre Mangoré??

Algunos como el banco Itaú dijeron que si
porque conocían mi trabajo. También apoyaron a Berta Rojas, además del hecho de
que tienen sus salas de cine. El Cabildo también dijo que si porque entendían el
valor de este emprendimiento. Conocían mi trabajo y el del director Luís Vera.
Nos costó muchísimo sacar adelante pero la recepción fue muy buena.

Con otras instituciones del Estado fue muy
complicado. Yo pensé que las binacionales iban a apoyar más rápido, viendo  cómo malgastan tanto dinero en campañas
políticas. Estoy hablando de varías administraciones porque este proyecto lleva
4 años y he pasado por varias directivas de estas instituciones.

Finalmente conseguí algo de Itaipú y
agradezco eso, pero no me fue fácil porque inclusive tuve que ir a hablar con
el director de Itaipú en Brasil para explicar este proyecto.

En el caso de marcas paraguayas, tuve
arreglos muy interesantes conTigo porque ellos también necesitan un contenido digital
para futuros negocios que quieren hacer y poder vender la película por esta
plataforma.

La gente de Barcos & Rodados, apostaron
al cine como tal porque se dieron cuenta que Mangoré puede llegar al nivel de
expectativas de otras producciones nacionales. Tienen colocados los afiches en
todas sus estaciones de servicio.

Después, el caso de Navarro Correas,  que está muy identificado con el arte. Ellos
como marca de vino vienen apoyando el arte. Palermo se sumó a último momento
porque también puede mover con su marca. Me llamó la atención el rechazo de
algunas marcas que tenían más que ver con la decisión de la directiva. Pero no
me fue fácil. En algún momento me sentí un mendigo abriendo su manito para que
le den un poquito. Igual no me alcanzó.

En cuanto a auspicios de las instituciones
del Estado, del presupuesto total ocupan el 17%. Las marcas comerciales
representan un 16%. Otro 15% puso radio Ñanduti. Después tuve que solicitar
préstamos bancarios para financiar la película. Eso es algo que no se hace en
otras latitudes en donde uno concursa y recibe los fondos, o por lo menos un
adelanto grande para hacer la película.

También tenemos una co-producción con
Argentina para la cual se están gestionando los fondos. Y otra parte es porque ganamos
un concurso con Ibermedia, de hecho, Mangoré va a ser la primera película que
va a llevar el sello Ibermedia como tal, que en realidad es un fondo que debo
devolver porque fue en concepto de préstamo.

¿Cuál
fue el desafío con esta película?

Acá había un desafío muy grande en cuanto a
la logística, teniendo en cuenta que es una película de época y que tuvimos que
filmar en varios países. Además del vestuario, también està  la utilería, porque tuvimos que buscar
bastante los muebles de época.

¿Siente
que realizar esta película es algo que se le debe a Mangoré luego de que, al
igual que muchos artistas, no fue valorado en su momento en su tierra?

En general creo que sí. Siempre sentí que
él nos acompaña y que estaría muy feliz de que esta película llegue a todas las
salas. Inclusive me invitan para festivales de guitarra. Estar ahí es  algo que a él le hubiera gustado mucho.

Queremos que la gente joven vaya a ver la
película para conocer más sobre quién es el hombre que está detrás del músico,
porque él representa altos valores del paraguayo. Es el paraguayo más universal.
Nos interesa que se conozca su figura. Porque el paraguayo necesita elevar su
autoestima.

Remontando
desde los inicios del cine nacional con Cerro Corá en 1978, pasando por otras
producciones como Libertad, 7 cajas y ahora con Mangoré, ¿es necesario
continuar realizando películas que de alguna forma reivindiquen nuestra
idiosincrasia paraguaya?

Hemos crecido viendo películas
norteamericanas, y festejando fiestas de otras culturas como Halloween y saint patrick´sday.
Es a través del cine que uno conoce otras culturas.

Nosotros tenemos mucha cultura: es el
tereré, es la yuyera, no es solo Mangoré. Hacer cine nacional es la mejor marca
país que existe. La autoestima tiene que subir porque tenemos demasiada calidad.
Eso ya lo mostraron varios compatriotas con las películas que se realizan y se
dan a conocer en el exterior.

Mangoré:
La película

Está dirigida por Luis R. Vera, y producida
por Leo Rubín.

Al hablar dela película, el director
chileno Luís Vera dice: ?Es un viaje al pasado para hablar de un personaje de
hoy, porque tiene los valores y representa el paradigma de la lucha y la pasión
por hacer las cosas. Mangoré es un paradigma entre lo noble y lo mejor que
tiene la condición humana?.

 Leo
Rubín relata que un periodista español se refirió a Mangoré diciendo que aunque
hubiese sido un zapatero, su vida misma fue una película. Agustín Pío Barrios,
artista y genio bohemio, de personalidad considera conflictiva para la época.
Al igual que varios artistas nacionales, fue valorado en vida en países
lejanos, antes que en su tierra.

Agustín Pío Barrios (San Juan Bautista de
las Misiones, 1885 – San Salvador, 1944), también conocido como «Nitsuga Mangoré»,
fue un guitarrista clásico y compositor paraguayo de origen guaraní.

Comenzó a tocar la guitarra desde niño, con
participaciones esporádicas desde los ocho años en la Orquesta Barrios,
integrada por miembros de su propia familia. Dotado de gran facilidad para la
música, alternaba el violín con la flauta y el arpa, aunque más adelante eligió
la guitarra como su instrumento principal.

La película se estrena este viernes 21 de
agosto en simultáneo en todas las salas de cine del país. El periodo de tiempo
de exhibición dependerá del nivel de concurrencia, pero se espera que esté por
al menos 8 semanas.

 

También podría gustarte