Una apuesta bastante interesante

Asunción no es la excepción a alguna ciudad de América Latina, donde la gestión de residuos implica en algún momento un verdadero problema, y mucho menos el centro.

Se trata de la herencia del comportamiento ciudadano que aún no podemos corregir.

El proceso de gestión de residuos de una ciudad es principalmente una responsabilidad municipal, sin embargo los ciudadanos tienen una gran obligación, pues es en la vivienda donde se genera la basura. En este proceso varios actores participan y las soluciones definitivas se logran cuando todos hacen su parte para lograr la gobernabilidad de la gestión.

Es importante recordar que la Municipalidad de Asunción había registrado en la última semana del año pasado la recolección de 1.390.000 kilos de basura, cifra récord, lo que no representó el total de la ciudad, dado que no se pudo llegar con el sistema de recolección en varios barrios.

La Negrita es uno de los locales comerciales que apuesta a concienciar, tanto a sus clientes como a la ciudadanía en general, en seleccionar los desechos y depositarlos donde corresponde. Virginia Giménez, gerente de La Negrita, ubicado en General Díaz esquina Ayolas, nos comentó que desde hace varios años llevan a cabo la iniciativa desde la gerencia de la empresa, donde decidieron incluir en todos sus locales los basureros industriales y ecológicos.

?Debería ser una exigencia de las municipalidades para con los diferentes locales del país, para educar a la ciudadanía y empezar a tener esa mentalidad, los niños desde las escuelas deberían aprender a clasificar y tener conciencia, ya que casi la mayoría de las escuelas cuentan con los basureros selectivos?, agregó

Siguió comentando lo bueno que sería que desde el momento que desechemos, seamos capaces de clasificar de manera que lo que sea reutilizable se tome de donde corresponde y que así los recicladores pasen y lo tomen y así no se pongan en contacto directo con la basura, todos deberíamos tomar conciencia de esto.

Hasta hoy día podemos visualizar la poca educación que tienen las personas, ya que muchos a pesar de tener los basureros a centímetros, tiran sus residuos al suelo o no los depositan en donde corresponde.

Hay personas que dejan su basura en nuestras ventanas o en nuestras planteras, por lo que tenemos que limpiar las veredas constantemente.

?Sería genial que otros comercios del centro de Asunción coloquen este tipo de basureros para crear conciencia en los ciudadanos, así los mismos verán y sabrán dónde debe ir cada residuo?, terminó diciendo.

Si no hay mercado para los productos reciclados, o si no se los recicla con la debida seguridad, no es una solución. Esto significa tener conciencia de que todas las acciones y operaciones implicadas en esta gestión están coordinadas e influyen las unas en las otras.

UN EJEMPLO QUE QUEDÓ EN EL OLVIDO

El ejemplo más emblemático de una buena gestión de residuos en una ciudad es la ciudad de Atyrá, donde un intendente empezó el mismo a limpiar la calle y sacar la basura de la vista. Tal ejemplo fue suficiente para que la población lo imite y con ello se convirtieran todos en ciudadanos conscientes del valor de la limpieza. Esto llevó a Atyrá a constituirse en la ciudad más limpia del país y a competir con otras ciudades del mundo. Y la implicancia económica que tuvo este ejemplo para los ciudadanos de Atyrá desembocó en que la ciudad se convirtiera en un centro de visitas y el turismo rindió sus frutos. 

También podría gustarte