Compliance: cultura organizacional a partir de un liderazgo efectivo

Lorena Barreto – [email protected]

Lograr un equilibrio y buena sincronización en­tre todas las partes que hacen a una empresa es, a veces, una cuestión mis­teriosa que suele desem­bocar en desaciertos que afectan tanto a empresa­rios, proveedores y cola­boradores. Y es sabido por todos que hoy, desarrollar una cul­tura organizacional basa­da en el liderazgo efectivo, puede sumar muchos más puntos a favor de lo que muchos han logrado di­mensionar.

Rentabilidad y competiti­vidad son las claves que se fortalecen a través de un modelo corporativo que en Paraguay para muchas fir­mas está todavía dormido entre los pendientes a eje­cutar: Compliance.

NORMATIVAS

‘‘Compliance, es la exi­gencia de establecer pro­gramas para asegurar que una empresa cumpla con la normativas internas y externas: no es solo te­mas de anticorrupción, sino también cumplir con una normativa ambiental, de defensa de la compe­tencia y otros’’, señaló Rodolfo Vouga, socio de Vouga Abogados en un conversatorio organizado por la firma para abordar el tema.

Para poder implementar y fortalecer esta área, pri­mero las empresas deben cambiar la percepción y asumir que el orden de sus organizaciones dependen del nivel de compromiso que se pueda crear con sus colaboradores en las rela­ciones interpersonales.

Si bien genera cierto te­mor, hay que entender que no son solo un conjunto de normativas que cum­plir, sino ser conscientes de las oportunidades que llegan al ejecutar este tipo de programas que hoy día forman parte de bancos y grandes multinacionales. Es, si no una herramienta para ir a por el éxito, un elemento fundamental para aumentar el valor de una empresa.

Un programa de com­pliance implica detectar los riesgos principales a los que está expuesta la empresa, un plateamiento puntual sobre cómo ma­nejar correctamente las relaciones con los emplea­dos, reducir costos, evitar multas por cuestiones laborales o ambientales y otros asuntos que compo­nen la gestiones institu­cionales o empresariales.

SINERGIA

‘‘El área de compliance es un área que opera uni­lateralmente, con todas las áreas y debe generar una sinergia para poder trabajar con todas ellas’’, indicó Graciela Garay, directora de Ética y Cum­plimiento de la Conmebol, quien explicó que el área que se encarga del control de una empresa no está para penalizar sino que su fin principal es solucionar y ayudar a encontrar el camino para poder llevar adelante las cosas de una manera ordenada, correc­ta y teniendo en cuenta los procesos necesarios que se deben llevar para ello.

‘‘El cambio de paradigma es más que necesario y la función de un director de ética y cumplimiento es poder llegar trascender todas las áreas’’, añadió.

Sobre la manera de im­plementar este progra­ma, Vouga asegura que hay una forma de hacerlo gradual, incluso para una Pyme paraguaya. Es un tema que ya no solo com­pete a grandes empresas, sino a organizaciones de cualquier índole que bus­que llevar una cultura de organización transparen­te y creciente.

‘‘Depende del contexto, depende del mercado y hay una forma de ir ha­ciéndolo gradualmente de manera que eso puede empezar con pequeños pasos y apuntar a un pro­grama mucho más com­prensivo’’, agregó.

Por otro lado puntualizó que ‘‘es una cuestión gi­gantesca’’ que se imple­menta de forma gradual y que funciona en la medida en que ‘‘todo el equipo esté involucrado y sobre todo en la medida que exista una condición de liderazgo de la empresa’’.

También podría gustarte