El MAG espera información oficial de Brasil para sentar postura

 Yeruti Salcedo

[email protected]

@yerutree

Brasil exporta carne a más de 150 mercados alrededor del mundo. Es el princi­pal exportador de estos productos en el mundo. Anualmente, este gigante sudamericano vende US$ 5.500 millones de carne bo­vina y US$ 6.500 millones en pollo.

El Gobierno paraguayo no tomará medidas hasta con­tar con información oficial al respecto, teniendo en cuenta que las investiga­ciones continúan. Paraguay importa del vecino país una ínfima cantidad de produc­tos de marca Sadia; en 2016, por ejemplo, las importa­ciones fueron por valor de US$ 200 mil.

PODER DE NEGOCIACIÓN

“Es prematuro que nos arriesguemos a dar pre­dicciones de lo que pueda llegar a suceder, en primer lugar porque nosotros no tenemos ningún informe oficial por parte de las au­toridades de Brasil por tan­to todo lo que manejamos es a través de los medios de comunicación.

Esto si bien ha tenido un impacto mediático impor­tante ocurrió en un mercado que es inmenso como lo es el mercado de Brasil, es una cuestión puntual y no gene­ralizada, por tanto no sa­bemos cómo va a impactar en el mundo ni en el país”, sostuvo el Viceministro de Ganadería, Marcos Medina.

Enfatizó además sobre el poder de negociación que tiene de por sí Brasil con otros mercados en particu­lar cuando se habla del mer­cado de la carne. “Ese poder también hace que quizás la alarma que se despertó vaya bajando de nivel y la situa­ción se vaya estabilizando, es difícil en este momento decir si va a ser bueno o va a ser malo porque no tenemos los elementos para hacer predicciones de manera res­ponsable”.

“Nosotros no importamos ningún tipo de productos cárnicos bovinos del Brasil que son los productos que están siendo investigados”, explicó Medina.

SITUACIÓN INTERNACIONAL

De acuerdo al reporte de la Policía Federal, tras una in­vestigación de dos años, va­rias de las principales cárni­cas del país, entre ellas JBS y BRF, ‘‘maquillaron’’ con productos químicos carnes que estaban en mal estado y no cumplían con los re­querimientos para poder ser destinadas al consumo en el exterior.

Y algunos de sus mayores clientes han reaccionado: China prohibió la entrada de carne roja mientras la Unión Europea anunció que sus­pende las compras de carne, pollo y otros productos de las empresas implicadas.

El gobierno de Chile tam­bién se reunirá con repre­sentantes brasileños para aclarar las denuncias de la Policía Federal, según la BBC.

INVESTIGACIÓN

La policía brasileña acusó a las compañías JBS y BRF de haber sobornado a ins­pectores y políticos locales para que pasaran por alto prácticas antihigiénicas, como el procesamiento de carne podrida y plantas en funcionamiento con trazas de salmonella.

El gobierno y los produc­tores sostienen que se trata de casos aislados que no comprometen la calidad de la producción.

También podría gustarte