El dilema de nacionalidades múltiples en Paraguay

Por José Zalazar

[email protected]

Paraguay es cuna y patria adoptiva de muchas colectividades de distintas latitudes que encontraron en suelo guaraní un lugar para echar raíces.
TEMÁTICA

Hay dos maneras principales por las que se adquiere una nacionalidad: la primera es aquella en donde el país otorga la nacionalidad por haber nacido dentro del territorio patrio o jus soli, los países del continente americano se destacan por esta forma. La otra es vía jus sanguinis o por reunificación familiar. De esta forma uno necesita tener ascendencia familiar, esta forma es la que rige en la mayoría de países europeos, Israel y Japón. Por ejemplo, si un matrimonio danés se radica en Paraguay y tienen un hijo, ese niño automáticamente tiene derecho a la nacionalidad paraguaya, pero también a la danesa por lo que tendrá que renunciar a una de ellas cuando alcance la mayoría de edad debido a que la ley en Paraguay no contempla nacionalidades múltiples o dobles nacionalidades a menos que haya convenios entre los países; actualmente, solo existe con España, la madre patria.

Por lo tanto, la vía legal para hacer que miles de paraguayos puedan subsanar sus problemas de ciudadanía única, debería ser la de una enmienda constitucional de los Artículos 149 y 153 . Otro aspecto a tener en cuenta es que el número de inmigrantes con deseo de establecerse en el país va en aumento, así como el hecho de que Buenos Aires es la ciudad con más paraguayos en el mundo, un millón y medio precisamente menciona el abogado experto en derecho ambiental Ezequiel Santagada, de nacionalidad argentina pero con fuertes deseos de establecerse en Paraguay desde hace 15 años.
Argentina admite la doble nacionalidad o nacionalidad múltiple (más de dos nacionalidades). El trámite para obtener la nacionalidad paraguaya inicia con la radicación, la recopilación de documentos que prueben el arraigo en el país y por último la toma de juramento ante la Suprema Corte; aunque no es económicamente caro, sí es extenso, explica Santagada. Para adaptarse a una era donde las distancias se acortan y las fronteras se replantean, el tema de las nacionalidades dobles o múltiples cobra más fuerza en la sociedad, con más voces exigiendo la enmienda.

También podría gustarte