Foro global de medios pone un ojo al futuro

EL EVENTO MÁS IMPORTANTE DE LA INDUSTRIA DE LA COMUNICACIÓN

Desde Bonn- Alemania

Benjamín Fernández Bogado

Por una década, el más exi­toso país en términos eco­nómicos: Alemania, convoca en esta ex capital a miles de personalidades mundiales para discutir bajo el lema “identidad y diversidad” los grandes problemas a los que se enfrentan los medios de comunicación desde mira­das divergentes y conver­gentes.

Desde hoy y hasta el miér­coles pasarán conferencias, talleres, exposiciones y debates en torno a cómo la prensa enfrenta el reto de un cambio de era que pone en discusión todo lo conocido.

Aquí se analizará qué futu­ro tiene la prensa tradicional ante nuevos actores y nue­vas tecnologías.

La blogera cubana Yoani Sánchez es una de las in­vitadas pero su presencia dependerá del permiso del régimen cubano. Ella ha hecho una labor descollante para desarrollar una mira­da crítica sobre un régimen que persiguió toda forma de divergencia hacia el gobier­no totalitario de los Castros desde hace más de medio siglo.

Cómo será la prensa ante el twitterbot, chatbots, googblebot que han agrega­do, alertado y monitoreado aspectos de la vida de las personas y las instituciones y han puesto por sobre todo en entredicho el rol de inter­mediador único y excluyente de la prensa.

ALEMANIA FUERTE

El evento es organizado por la Deustche Welle en con­junto con otras institucio­nes de una Alemania cuya prosperidad ha despertado envidias evidentes como las patentizadas en la última visita de un nieto alemán cuyo abuelo fue inmigrante en California y administra­dor de un burdel ahí: Donald Trump.

No solo le molestó la balan­za comercial notablemente favorable a los alemanes sobre los estadounidenses, sino por sobre todo cómo una nación con salarios su­periores a 20 euros la hora puede ser altamente com­petitivo en un mundo lleno de precariedades, outsour­cings, maquiladoras y fraca­sados. El éxito alemán cons­tituye hoy su “debilidad” ante un mundo que los mira con abierta hostilidad.

La semana antepasada, la canciller Angela Merkel respondió a las amenazas de Trump afirmando que los europeos tienen que buscar soluciones propias incluso en cuestiones de defensa y no depender más de los EEUU, al tiempo de recibir a los dignatarios chinos y visitar México donde em­presas alemanas podrían reforzar su presencia si la hostilidad de Trump conti­nua in crescendo.

MODELO EXITOSO

Este país es un modelo de éxito basado en la cualifica­ción de sus productos, el alto estándar de su administra­ción pública, los impues­tos revertidos a favor de la gente y una rutinaria ética hacia el trabajo bien hecho.

Los números positivos así lo demuestran y sus casi cien millones de habitantes van por más. Alemania se prepara para ser el primer país del mundo absolu­tamente dependiente de energía solar en 23 años. Cada habitante converti­rá su casa en una usina y conste que el sol es mucho menos intenso que en el Paraguay anualmente.

El viaje en tren desde el aeropuerto de Frankfurt (uno de los más grandes del mundo) a Bonn ya muestra la revolución energética en marcha. Y cuando este país mueve algo convencido solo resta seguirlo, emularlo o envidiarlo como lo hizo Trump hace unos días.

INMIGRANTES

Están preocupados por la presencia masiva de inmi­grantes por eso el tema de política exterior será parte de la agenda de estos tres días. La taxista en la esta­ción de trenes había venido de Siria y en los barrios de Bonn es posible observar la gran presencia de los que siguen huyendo del terror, las dictaduras y el hambre en el norte de África y en Medio Oriente.

Alemania ha sido el país que más ha concedido asilo y eso no resulta muy sim­pático para muchos aquí, tampoco que Merkel -varias veces reelecta- tiene ahora un escenario al que prestarle mucha más atención.

La ex residente de la comunista RDA y a quien el fallecido ex canciller Khol la llamaba cariñosamente  “mi chica”, tiene que asumir el rol de liderazgo de una nueva Europa sin Inglaterra, con inmigrantes y con nacionalismos emergentes.

Durante estos tres días  se incluirán además temas como el populismo, la post verdad en la política, el ostracismo, la demarcación y las autonomías. Un verdadero festín para la inteligencia  y los desafíos. Me tocará ser parte de uno de estos debates en torno a qué futuro nos espera desde la perspectiva de un país como el nuestro cuya clase dirigente todavía no quiere obedecer lo que manda la Constitución cuya entrada en vigor hace 25 años se recuerda mañana. ¿Estamos un tanto atrasados no?

 

 

También podría gustarte