Las dos caras de la moneda sobre el impuesto a la soja en Paraguay

El tema del impuesto a la exportación de granos ha suscitado diversas reacciones de tinte fiscalista como monetarista. El senador Richter, del Frente Guasu, en el programa El Péndulo transmitido por Unicanal el pasado miércoles, señaló que las grandes multinacionales emplean “precios de transferencia”, que son los precios fijados en las transacciones internacionales entre personas o entidades vinculadas fiscalmente. En otras palabras, emplean maniobras de evasión fiscal a través de oficinas offshore.

Por su parte, el ingeniero Ricardo Canese, uno de los impulsores de la medida en conversación con 5días indicó que los que están en contra del impuesto son latifundistas que se quedaron con la mentalidad del siglo XVIII. El impuesto a la soja favorecería a la industrialización del país, ya que se emplearía en causas sociales como la educación, que es indispensable para toda industria.
Por otra parte, el abogado tributarista Hugo Mersán Galli expresó su desacuerdo con aplicar el impuesto a la exportación de granos en estado natural, considerando que traerá un gran perjuicio a la economía paraguaya. “El agroexportador si debe pagar algún impuesto lo hace con efecto regresivo, es decir, le resta al productor ese impuesto. La consecuencia, si se aplica ese tributo, es que no se producirá más soja en el país”, indicó Mersán Galli.

También podría gustarte