Otra desesperada ayuda del MOPC a Sacyr

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, MOPC, presiona a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para que refute a la Contraloría en el caso aeropuerto.

La citada institución es un organismo perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas y cuenta con presencia en todo el mundo aunque su oficina central se encuentra en Montreal Canadá, por lo que los artífices del negociado del aeropuerto están preparando ahora un viaje a Canadá para solicitar a los representantes de la OACI un documento con el cual puedan justificar la adjudicación del contrato del aeropuerto a Sacyr, pese a las múltiples irregularidades detectadas en el proceso, que incluso tiene un dictamen de Contraloría ratificado, que recomienda la cancelación, según manifestó el diario ABC color.

El pasado 14 de junio, los miembros del comité de evaluación se reunieron y resolvieron comunicar oficialmente a la OACI la intervención de la Contraloría en el llamado de referencia así como remitir copias del dictamen de la Contraloría General de la República que recomendó la cancelación del llamado y de la reconsideración presentada en su momento por el MOPC,solicitando a la OACI “su parecer” sobre las documentaciones presentadas. El documento lleva la firma de Claudia Centurión, directora de Proyectos Estratégicos del MOPC, de Ricardo Riego, director de Obras Públicas; Agustín Encina, viceministro de Transporte; de Emiliano Fernández, de la Secretaría Técnica de Planificación (STP); y de un representante de la Dinac.

El presupuesto asignado para la mencionada licitación es de U$S 149 millones y según lo expresado por el dictamen de la Contraloría General de la República la empresa Sacyr nunca debió siquiera ser considerada como un oferente debido a sus malos antecedentes como el incumplimiento de contrato en la realización del aeropuerto de Málaga, España y no haber sido precalificadas las oferentes. Además, el presidente Cartes había asegurado que el proyecto se abortaría.

También podría gustarte