El secreto de piernas radiantes es tener un cuidado continuo

LOS MÉTODOS CASEROS SON CÓMODOS Y EFECTIVOS

Largas horas en pie; uso de calzados con tacones, extensas caminatas sin el debido descanso, son algu­nas de las causas de dolo­res en las piernas.

El dolor, la mayoría de las veces, va acompañado de hinchazón en las mismas y puntadas leves, causadas por el cansancio muscular; por lo general las que más sufren de este dolor son las mujeres.

La incómoda y bastan­te dolorosa sensación de “piernas cansadas” es uno de los posibles síntomas de edema en las extre­midades lo que evidencia un exceso de líquido, que puede presentarse por una simple retención de los líquidos del cuerpo o ser consecuencia de un pro­blema de salud más grave, como los relacionados con la circulación, e incluso por genética.

Existen variados trata­mientos para contrarres­tar el mal de las piernas cansadas, alguno de ellos pueden ser efectuados desde el hogar ya que los mismos son prácticos y cómodos como estos que recomienda el sitio Web ‘mujerdeelite’.

  1. Baños de sal

Los baños de sal son fan­tásticos para la circulación, especialmente en agua ti­bia, por lo que bañarse en la playa resulta perfecto para combatir las piernas can­sadas. Provoca un proceso osmótico en las células, lo que consigue que expulsen el exceso de líquidos.

  1. Frutas y verduras contra la retención de líquidos

Frutas como la piña (na­tural) y las verduras de hoja verde (rúcula, espi­naca…) favorecen la eli­minación de toxinas, y son un gran remedio contra la retención de líquidos.

  1. Masajes con aceites esenciales

Aplicados con un masaje en la ducha, o en un baño, los aceites esenciales como los de toronja (pomelo), naranja o cola de caballo tienen un efecto depurati­vo y son muy beneficiosos en la eliminación de la ce­lulitis, culpable en muchos casos de dolores, molestias y sensación de piernas cansadas.

  1. Baños de contraste

Alternar agua fría y agua caliente activa la circula­ción en venas y arterias, fortaleciendo las paredes de los vasos sanguíneos.

Es suficiente con un baño de 3 minutos en agua ca­liente, y entre 30 y 60 se­gundos en agua fría. No hace falta una temperatura muy baja del agua, basta con que haya contraste de temperatura entre ambas.

  1. Bebidas e infusiones drenantes

Una hidratación suficien­te es muy importante para no acumular toxinas, que obstaculizan la elimina­ción de líquidos.

El zumo de limón y de pe­pino, el té verde y las infu­siones de cola de caballo y de perejil tienen un efecto drenante y ayudarán a combatir las piernas hin­chadas.

  1. Ejercicio

La natación es perfec­ta a la hora de estimular la eliminación de líquido de las piernas hinchadas. ¿Qué mejor opción para el verano?

Para el resto del año, el yoga ayuda a relajar los bloqueos de músculos y articulaciones, que tam­bién provocan retención de líquidos.

  1. Piernas en alto

El método más sencillo y eficaz para aliviar la hin­chazón de las piernas, ya sea al estar en el sofá o al dormir, consiste en elevar las rodillas unos 30 gra­dos, sin bloquear la cadera y con las piernas relajadas. Si además se realizan pe­queños giros de tobillos, se ayuda al bombeo san­guíneo y la movilización de la linfa.

Si los remedios case­ros anteriores contra las piernas cansadas e hin­chadas no solucionan el problema, existen otras alternativas como los ma­sajes de drenaje linfático o la reflexología podal en centros especializados que pueden remediar incluso los efectos más graves a largo plazo.

 

También podría gustarte