Facebook debería pagarles a los usuarios un ingreso universal

En 1976, los votantes de Alaska aprobaron una enmienda constitucional que permitió crear un fondo de inversión permanente, financiado por los ingresos provenientes del incipiente auge petrolero que se estaba produciendo en el estado norteamericano.

En 1976, los votantes de Alaska aprobaron una enmienda constitucional que permitió crear un fondo de inversión permanente, financiado por los ingresos provenientes del incipiente auge petrolero que se estaba produciendo en el estado norteamericano. Unos pocos años después, el Fondo Permanente de Alaska empezó a pagar un dividendo a todos los residentes registrados.
Dependiendo del desempeño del fondo, el dividendo anual fue de entre u$s 878 y u$s 2.072 por persona durante la década pasada.
El programa no condujo a la pereza masiva, tal como temen los críticos del ingreso básico. La clave está en el adjetivo “básico”.
Al igual que otros entrepreneurs de Silicon Valley, Zuckerberg cree que las nuevas tecnologías eliminarán miles de puestos de empleo. En ese mundo, señaló, debemos inventar un contrato social nuevo. El ingreso básico podría ser parte de la respuesta.
Pero hay otra potencial fuente de ingresos que Zuckerberg conoce, y muy bien: los datos. Si, tal como dice el dicho, los datos son el nuevo petróleo, hemos encontrado el flujo de ingresos del Siglo XXI. Los datos podrían hacer para el mundo lo que el petróleo hizo por Alaska.
La preocupación de Zuckerberg por los marginados de la sociedad es admirable, así como su compromiso por construir comunidades sólidas. Dirige una de las compañías con mayor valuación y tiene un púlpito digital desde el cual exponer sus argumentos ante los 2.000 millones de usuarios que tiene Facebook en el mundo.
Debería vivir acorde a su retórica y lanzar un Fondo Permanente de Facebook para cubrir un experimento de ingreso básico universal de manera más abarcativa. Debería alentar a otras empresas de datos, como Google, a contribuir también.

También podría gustarte