Carta abierta a todos los jóvenes escrita por el Arq. Gabriel Ayala

A MI GENERACIÓN

“¿Qué juventud es una juventud satisfecha, sin una pregunta de sentido? Los jóvenes que no buscan nada, no son jóvenes, son jubilados, han envejecido antes de tiempo. Es triste ver jóvenes jubilados.”

Papa Francisco

 

Tomo la palabra y me dirijo a mi generación, esa generación de jóvenes con ganas tremendas de construir un nuevo rumbo para el querido Paraguay. Tal vez, inspirado bajo el mismo ideal que nos legaron los Próceres de la Independencia, allá por 1811.

Permíteme tutearte y hablarte de manera franca y directa. Recuerdo que tiempo atrás, nuestros padres, abuelos, docentes y muchas otras personas nos decían: “Vos sos el futuro del país”, “Ustedes son el porvenir del Paraguay”… Pues bien, años han pasado de aquellas frases, hoy, aquel futuro al que veíamos lejano, ha llegado. Ya no somos el porvenir de este país, ¡Somos el presente!, y eso lo debemos entender. De nosotros depende el país que queremos construir. De nosotros depende el modelo que pretendemos dejar a la generación que nos precede. De nosotros depende el buen ejemplo que debemos inspirar a los demás, para así intentar erradicar tantas malas prácticas heredadas. Y hablo en términos generales. De nosotros depende decir ¡basta! a tanta corrupción y desinterés de la clase política pasada y actual.

La corrupción se encuentra instalada como un terrible vicio en los que se hacen llamar “políticos”. Pero permítanme decirles a ustedes que no son de mi generación, sino que son de la generación pasada, que ser político, es estar al servicio del pueblo. Donde prima el interés general sobre el particular. Ser político es una vocación de servicio, y no un servicio por el cual obtengo grandes beneficios para mí y para mis allegados. Eso no es política.

Soy un joven paraguayo, como tantos otros, cansado de ustedes, los de la vieja generación. Han tenido mucho tiempo y grandes oportunidades para demostrar que de verdad quieren un nuevo Paraguay. Un país en donde reine la equidad. No olvidemos lo que reza el reverso de nuestra querida y honrada bandera: “Paz y Justicia”. Desde mi humilde opinión, donde reine la paz y la justicia, habrá equidad. La democracia es uniforme, donde nadie está por encima de nadie. Es horizontal.

Reconozco, agradezco y valoro tu gran hazaña. Han vivido una cruel dictadura. Pienso que toda mi generación te está agradecida porque nos regalaron la Libertad y la Democracia. Es por eso que puedo manifestar mi libre pensamiento en estas líneas, como miles de ciudadanos que salen a marchar reclamando sus derechos. Eso nos regalaron, muchas gracias. Pero esta generación, está comprometida con el cambio. Es una generación de jóvenes que apuesta por la esperanza y la oportunidad de forjar un nuevo rumbo, y ustedes van de contramano.

A mi generación les digo que, oportunidad es igual a compromiso. No pidamos lo que no seremos capaces de cumplir. Si reclamamos una oportunidad, no caigamos en las viejas prácticas y viejos vicios en el que ha caído la vieja generación. Nosotros no debemos caer en eso, ni dejarnos corromper si pretendemos construir un nuevo horizonte para el Paraguay. Platón decía: “Mientras que los filósofos no sean jefes de Estado, o los jefes de Estado, filósofos, los asuntos de Atenas irán de mal en peor.” Hoy existe una gran capacidad en mi generación, jóvenes que han sido formados en las mejores universidades del mundo. Eso es algo inédito en Paraguay. Pero de nada sirve una excelente formación, si no nos involucramos en los asuntos políticos del país, de ser así, no esperemos un verdadero cambio. Debemos obligarnos a participar en la nueva construcción democrática. “Los jóvenes que no buscan nada, no son jóvenes, son jubilados, han envejecido antes de tiempo”, nos recuerda el Papa Francisco. Este mensaje debemos tener muy presente y grabarnos en lo profundo de nuestro ser.

Donde prima el interés general, lo particular no tiene cabida. Se aproximan nuevas elecciones y el panorama parecer ser el mismo de los últimos treinta años, donde la consigna, ‘votar al menos peor’, se va convirtiendo en una especie de canon cada lustro. ¿Y qué estamos haciendo para que esto no acontezca más? Me dirijo a vos que formas parte de esta nueva generación de jóvenes y te pregunto: ¿Por qué no estás dentro de la nueva opción de candidatos?, de modo a tener la oportunidad de votar al más preparado y no al menos peor. Te repito, de nosotros depende. Un antiguo sabio formuló la siguiente reflexión:

 ¿A quién encargarían los asuntos de una ciudad?… A los ciudadanos, responde uno de sus discípulos.

¿Y cómo se eligen los ciudadanos que van a ser jefes de la ciudad? ¿Tirando la suerte?… ¿Dirigir los asuntos de un Estado, no es acaso algo bastante difícil?, pregunta el sabio. , responden sus discípulos.

Si acaso debieses emprender un viaje por mar, ¿elegirías el piloto echando la suerte? Y a tu zapatero, tu herrero, tu médico… ¿los eliges echando la suerte?… ¿Lo ves? No confiarías tu vida a un médico elegido al azar, pero, como buen ciudadano, aceptas encomendar los asuntos de la ciudad a uno cualquiera, incluso a un indigente. Sócrates.

Para ganar hay que perderlo todo. Si no estás dispuesto a ello, nunca habrás ganado. Yo, estoy comprometido con mi país y así lo demostraré. Espero que vos, joven de la nueva generación, también estés comprometido a ello, para que juntos logremos forjar un nuevo país, un nuevo Paraguay. “La arquitectura no se inventa; se cambia”, nos dice Souto de Moura. El nuevo rumbo no lo inventaremos, sino que lo cambiaremos entre todos los jóvenes.

¡Feliz día de la juventud, mi querida generación!

GABRIEL AYALA

MSc. Arquitecto

Barcelona

21 de septiembre de 2017.

También podría gustarte