El crédito mal manejado puede resultar en una parálisis financiera

SE DEBE PONER ESPECIAL ATENCIÓN A LA CAPACIDAD DE PAGO

[email protected]

El crédito o contrato de crédito es una operación financiera que muchas veces es bastante eficien­te para solucionar ciertos problemas financieros o realizar compras e inver­siones, pero como toda herramienta financiera cuenta con sus reglas y sus factores a tener en cuenta.

Pagar el crédito es el principal punto a tener en cuenta, ver si seremos capaces de pagar cada mes la cuota del mismo, que no pagarlo es un problema muy frecuente

Contraer créditos y no poder pagarlos es nocivo y contraproducente para nuestra salud financiera ya que nos lleva a generar más deudas y gastos alre­dedor del mismo

En cuanto al tema, la economista Adriana Bock comentó lo siguiente.

 

ALIADO

“Visto como un “apalan­camiento” para invertir en un negocio o crecer pa­trimonialmente, el crédito puede ser un excelente aliado, de hecho es suma­mente prudente compartir el riesgo con un financista antes que asumir el 100% del mismo en solitario”, indicó Bock.

 

FINANCIACIÓN

Sin embargo, al hablar de la financiación de bienes de consumo, es cuando hay que ser todavía más prudentes y cuidadosos, añade, y poner especial atención a la capa­cidad de pago y a los plazos del crédito con relación al tiempo de vida útil de dichos bienes.

“Se estima que el porcen­taje máximo de endeuda­miento recomendable para una persona está en torno al 30% de los ingresos. Al sobrepasar este límite ya se estaría entrando en el peli­gro del sobreendeudamien­to”, agregó Bock.

 

RESPONSABILIDAD

Pero, ¿hasta qué punto perjudican al usuario de créditos las empresas con sus prácticas invasivas? Si bien gran parte de la res­ponsabilidad recae sobre el consumidor, pues es éste quien finalmente toma las decisiones sin que nadie le obligue a hacerlo, la econo­mista explica que no se pue­de negar que, para una per­sona que está en este círculo vicioso del consumismo y el sobreendeudamiento, este tipo de prácticas de ofreci­miento de créditos contri­buyen a “echar más leña al fuego”.

 

CUIDADO

Resaltó que es fundamen­tal incorporar prácticas de cuidado del cliente, como un mejor análisis de la ca­pacidad de pago, además de mejorar la información que se otorga a los clientes en cuanto al servicio en sí.

 

CAMBIO CULTURAL

“Necesitamos generar un cambio cultural que impacte en las próximas generacio­nes, comenzando por los hogares, y para esto es fun­damental que el consumidor tome consciencia de qué le conviene y qué no.

Que se eduque y adquiera nuevos criterios para tomar mejores decisiones. En de­finitiva, a esto deberíamos apuntar como sociedad”, finalizó

También podría gustarte