En debut, Trump amenaza eliminar a Corea del Norte

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó claramente a Corea del Norte con la aniquilación y entregó un argumento provocativo a los líderes del mundo en el sentido de que EEUU y otras naciones siempre deben actuar en su propio interés, incluso cuando se enfrentan a amenazas colectivas.

En su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Trump descartó por momentos las convenciones de diálogo político y diplomático en favor del dialecto agresivo de las redes sociales. Habló de “los terroristas perdedores” en Medio Oriente y se refirió con un apodo al líder del régimen norcoreano Kim Jong Un.
“Estados Unidos tiene mucha fuerza y paciencia, pero si se ve obligado a defenderse o defender a sus aliados, no tendremos más remedio que destruir totalmente a Corea del Norte”, dijo Trump el martes. “Rocket Man (hombre cohete) está en una misión suicida para sí mismo y su régimen”.
Los otros objetivos principales del fuego retórico de Trump fueron Irán y Venezuela.
Dijo que las trampas de la democracia en la república islámica enmascaran una “dictadura corrupta” que apoya el terrorismo. El acuerdo internacional diseñado para frenar el programa nuclear de Irán es “una vergüenza para Estados Unidos”, agregó. Mientras aplaudía a otros líderes por presionar al régimen de Venezuela, Trump dijo que EEUU estaba “preparado para adoptar nuevas medidas” con el fin de frenar la imposición de un estado autoritario allí.
SOBERANÍA NACIONAL
El discurso de Trump de 42 minutos representó un reto para las Naciones Unidas, fundada hace casi 72 años para “salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra” y “reafirmar la fe en los derechos humanos fundamentales”. El discurso ofreció un indicio de cómo las ideas de su campaña política centradas en “EEUU primero” darán forma al compromiso estadounidense en el mundo. En opinión de Trump, la soberanía de las naciones individuales es primordial y el Estado-nación, no las organizaciones cooperativas como la ONU, es “el mejor vehículo para elevar la condición humana”.
“Como presidente de Estados Unidos, siempre voy a poner a Estados Unidos primero”, dijo Trump, “igual que ustedes, como los líderes de sus países, siempre debe poner a sus países en primer lugar”.
El enfoque puede apelar a la base política de Trump en EEUU, pero la respuesta en la sede de la ONU en Nueva York fue una mezcla de sorpresa y decepción. La reacción más entusiasta vino del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que se ha alineado de cerca con Trump.
“En más de 30 años en mi experiencia con la ONU, nunca escuché un discurso más audaz o más valiente”, dijo Netanyahu después en Twitter.
El presidente francés, Emmanuel Macron, quien ha forjado una estrecha relación con Trump, contradijo implícitamente al mandatario estadounidense sin mencionarlo en su propio discurso ante la Asamblea General. Macron dijo que es “falso” pensar que las naciones son más fuertes actuando solas. Calificó el acuerdo nuclear de Irán de “sólido” y dijo que “ponerlo en duda sin proponer nada para reemplazarlo es un grave error”.
La delegación de Corea del Norte, que estaba sentada directamente frente al podio, salió del recinto antes de que Trump comenzara a hablar. El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, rechazó las declaraciones de Trump como “insensatas”, diciendo a la agencia estatal de noticias de Irán que eran “tan similares a consignas que no merecían una respuesta”.

También podría gustarte