Empeora situación paraguaya en cuanto a materia energética

Según el viceministro de Minas y Energía, Mauricio Bejarano, para el 2030 Paraguay estará consumiendo toda la potencia instalada de energía eléctrica proveniente de las centrales Itaipú, Yacyretá y Acaray.

PROYECCIONES
Atendiendo esta situación, la usina de Aña Cuá, e inclusive la construcción interna de pequeñas centrales hidroeléctricas, son alternativas de solución para evitar un colapso en el servicio y atender la gran demanda energética prevista dentro de 12 años. Manifestó que los resultados de estudios prospectivos ordenados por el Gobierno revelan que la necesidad de consumo de energía eléctrica en el país tiene un crecimiento sostenido de 8% anual. Agregó que en caso de no tomarse las previsiones, como la construcción del brazo Aña Cuá, en 12 años Paraguay estaría consumiendo toda la potencia instalada.
OBJECIONES
Por medio de un comunicado los catedráticos del Centro de Docentes de la Facultad de Ingeniería de la UNA (CDI) reivindican los altos intereses de la patria, rechazando las fundamentaciones del acta de entendimiento Macri- Cartes de resolución del consejo de administración y del director paraguayo de Yacyretá. El Paraguay debe seguir reivindicando el pleno cumplimiento del Tratado de Yacyretá, es decir: la deuda cero desde el 2014, cuando concluyó la vigencia del Anexo C y la plena soberanía de Paraguay sobre su energía para exportarla a terceros países entre otros tópicos fundamentales.
DEPENDENCIA
El Ing. Axel Benítez Ayala explicó a 5días que los proyectos de expansión de potencial hidroenergético por un lado son positivos ya que demuestran que se está sincerando la situación energética. Por otra parte, en cuanto al proyecto de la hidroeléctrica en Ypané, a través de un comunicado suplementario, la ANDE reconoce que no dispone de datos como el estudio del caudal hídrico del río que siempre varía.

Por último, el 84% de la energía eléctrica de Paraguay proviene de Itaipú, 11% EBY y 5% de Acaray, a este ritmo se va dependiendo cada vez más de Itaipú y es un mal camino para las negociaciones del 2023. Los brasileños en cambio cada vez dependen menos y piensan bajar 1% la dependencia de Itaipú al año, concluye Benítez.

También podría gustarte