El gran secreto mejor guardado de Wall Street

ESTRATEGIA DE LOS MEJORES EN FINANZAS Y NEGOCIOS

[email protected]

El ajedrez y las finanzas tienen mucho en común. Las destrezas necesa­rias para ganar –la es­trategia, la paciencia, el tomar decisiones bajo presión y la capacidad de anticiparse a los movi­mientos de contrincan­te– pueden aplicarse en el mundo dinámico de las inversiones.

Es por eso que, según relata Bloomberg, los últimos 25 años finan­cistas y líderes de indus­trias han tomado clases particulares de ajedrez con Lev Alburt, un cam­peón de ajedrez ruso de 72 años.

ALUMNOS

Entre sus alumnos se destacan Eliot Spitzer, exgobernador de New York y actual director de Spitzer Enterprises; Doug Hirsch, quien ma­neja Seneca Capital In­vestments LP; Ted Field, el billonario productor de películas y heredero a la fortuna de Marshall Field & Co. y Stephen Friedman, anterior pre­sidente de la Junta de Goldman Sachs y actual de Stone Point Capital.

TRAYECTORIA

Nacido en Orenburg, Rusia, Alburt empezó a jugar al ajedrez cuan­do tenía 5 años. Para el final de su adolescen­cia ya había llegado a la categoría de maestro y ganaba torneos. Cuando empezó la universidad se volvió un jugador to­davía mejor y comenzó a cosechar prestigio en la Unión Soviética. Se ro­deaba con la más alta je­rarquía, que incluía polí­ticos y militares, aunque nunca adhirió al Partido Comunista.

COMENTADOR

Contrario al régimen, en 1979 dejó la Unión So­viética por razones ideo­lógicas y se mudó a Nue­va York, donde se volvió un conocido comentador político. Mientras, juga­ba ajedrez para sobrevi­vir.

COMPETENCIAS

Compitió con el equipo estadounidense en las Olimpiadas de Ajedrez y ganó los campeonatos de 1984, 1985 y 1990. A lo largo de su carrera tam­bién dio charlas y escri­bió numerosos libros re­lacionados al ajedrez.

Cuando cayó el muro de Berlín, su trabajo como comentarista político creció, obligándolo a de­jar el ajedrez profesional en 1992. Sin embargo, para reemplazar ese in­greso decidió empezar a dar clases particulares de ajedrez, actividad que continúa hasta hoy.

ENSEÑANZAS DEL MAESTRO

Alburt asegura que el ajedrez les enseña a los financistas a pensar con los pies en la tierra. “Los mejores jugadores de ajedrez son buenos tomando decisiones rápidas y, por lo gene­ral, correctas”, explica. “Los comerciantes ha­cen básicamente lo que muchos maestros del ajedrez: tenés que tomar decisiones rápidas en el marco de circunstancias inciertas”, concluye.


También podría gustarte