Vacas con microchips es la nueva apuesta argentina

Jonathan Gilbert
Bloomberg

La campaña de Argentina para elevar las exportaciones agrícolas se está moviendo hacia una nueva frontera: las vacas con microchips.
Por primera vez, el gobierno trabajará para promover la tecnología en un esfuerzo por mejorar el rastreo de suministros y hacer las exportaciones de carne vacuna más atractivas para los posibles compradores en Estados Unidos y Asia, según Jorge Dillon, Presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senacsa).

ETIQUETAS

En la actualidad, los agricultores utilizan etiquetas de colores en las orejas para rastrear manualmente el ganado. Los microchips, y el seguimiento digital que lo acompaña, eliminaría los errores que surgen al monitorear el movimiento de los animales con papeles, dijo Dillon en una entrevista en Buenos Aires. La tecnología puede allanar el camino para que Argentina venda su carne a países con los más estrictos requisitos de importación, detalló. Los envíos a EEUU están prohibidos desde 2001 debido a un brote de fiebre aftosa.
La medida refleja los esfuerzos más amplios para abrir el sector de la carne vacuna de Argentina bajo la presidencia de Mauricio Macri, quien se ha apoyado en los agricultores para impulsar una recuperación económica desde que asumió el cargo en diciembre de 2015.
Es un cambio frente a su predecesora, Cristina Fernández de Kirchner, que se enfocó en políticas proteccionistas. Los productores de carne de res estuvieron entre los más afectados en los años de Fernández de Kirchner, ya que los altos impuestos a las exportaciones y los controles internos de precios ahogaron la industria.

MERCADO ESTADOUNIDENSE

Funcionarios argentinos han estado en negociaciones con sus contrapartes en EEUU para reanudar las exportaciones al país durante meses. Los avances en esos trámites podrían acelerar el acceso a países de Asia, incluyendo a Japón y Corea del Sur, según Dillon.
“Estados Unidos nos pondría en la vidriera para otros mercados muy exigentes”, enfatizó.
El sistema de microchips será inicialmente voluntario porque el costo sería demasiado alto para los pequeños agricultores con menos de 100 bovinos, finalizó.

También podría gustarte