Malos hábitos y errores comunes a nivel tecnológico en una empresa

Muchas compañías limitan las herramientas digitales a los departamentos de TI

Muchas veces, en las grandes y pequeñas em­presas, se cometen erro­res comunes a la hora de utilizar la tecnología de la manera más prove­chosa para la firma. Uno de los errores y falencia más grande de toda cor­poración es la no inte­gración total de todo el flujo de datos generado a lo largo de las líneas de producción o servicio.
Esto radica en la falsa u obsoleta creencia de que las herramientas tecnológicas solo co­rresponden al área de informática, técnicos o programadores.

RELACIÓN
Generalmente esta es una idea direccionada al Departamento de TI (Tecnología de la Infor­mación) pero, debería extenderse a todos los miembros de la empresa, a modo de complementar y ampliar la productivi­dad del equipo.
Se crea una base de da­tos a través de un soft­ware, donde se almace­na toda la información relacionada a los clien­tes o consumidores y su interacción con la fir­ma, teniendo en cuenta transacciones, visitas registradas, productos o servicios adquiridos, en­tre otros valores que se pueden registrar.
Todo esto sirve, princi­palmente, para que los directivos, agentes de venta o trabajadores de servicios puedan res­ponder a las necesidades específicas de los clien­tes con planes y ofertas personalizados.
Entre los principales errores se muestran, a continuación, los más importantes:

1. COSTO
Cuando se evalúa la ad­quisición de una nueva tecnología, los directivos ven primero los costos antes de analizar si las soluciones son realmen­te eficientes.
Según expertos, la va­riabilidad de costos ante diferentes modelos de adquisición tecnológica puede alterar la evalua­ción y decisión final.

2. DEPENDENCIA
Existen herramientas tecnológicas que sue­len crear dependencia, es decir, se opta por un solo proveedor. Este es un gran error corporati­vo, siendo que el servicio de dicho proveedor pue­de ser muy óptimo para ciertas funciones pero tener falencias en otras, mientras que los altos cargos evitan la necesi­dad de gerenciar las tecnologías.

3. DESCUIDO
La seguridad infor­mática es clave en toda empresa, pero muchas consideran o creen que el riesgo de exposición informativa no puede ser mayor y no cuentan con sistemas sólidos de re­cuperación de datos o un plan b si se presenta una falla inesperada en la red corporativa.

4. MÁS ALLÁ
Como se mencionó an­teriormente, muchas empresas se enfocan en implementar tecnologías para sistemas financieros y gerenciales, descuidan­do otras áreas y no yendo más allá.
En conversación con Ariel Deligdisch, CEO de Olam, apuntó que “la idea es pasar el umbral de la gente de TI y llegar a los encargados de negocios, y que la tecnología se vuel­va aliada del directorio y la compañía”. Todo esto a modo de alcanzar nive­les de automatización y control que optimicen la productividad.

También podría gustarte