Política catalana frustraría a magnate del Real Madrid

Intentar adquirir una com­pañía entrelazada con la economía catalana con una oferta de US$ 20.000 millo­nes no es fácil. Las exacer­badas tensiones en torno al movimiento de secesión complican el intento de la familia Benetton de adquirir Abertis Infraestructuras SA, así como las probables as­piraciones de frustrarlo del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

REGULADOR DEL MERCADO

Aprobaron la oferta por el operador de autopistas de peaje con sede en Barcelona presentada en mayo por At­lantia SpA, la firma italiana en la que los Benetton tienen una participación del 30%. Esto allana el camino para que Atlantia formalice el cronograma de su oferta, lo que a su vez pone en marcha el reloj para una posible con­traoferta de Pérez.

Abertis analiza si debe tras­ladar su sede central fuera de Cataluña. El cambio de domicilio podría calmar los temores de los inversores respecto del riesgo de que deje de ser una compañía española y europea. Pero no simplificará en lo inmedia­to la política de una oferta o cualquier contraoferta.

ACONTECIMIENTOS

Ya las cosas se presentan más costosas para quien­quiera que compre Abertis. Alrededor de la cuarta parte de la empresa se encuentra en Cataluña, según la in­vestigación de Kepler Cheu­vreux, mientras que por sus autopistas circula tránsito de Francia a otras regiones de España. Aun cuando la hipó­tesis extrema de una salida total de España no se concre­te, la inestabilidad política actual podría ser perjudicial para el negocio porque las protestas y las huelgas redu­cen el tránsito y los ingresos a las autopistas con peaje. Abertis está en un litigio con el gobierno central por un acuerdo de indemnización relacionado con el tránsito garantizado.

LA IDEA ES…

En el caso de los Benetton, el riesgo de una interrupción en el corto plazo no debilita la razón de ser de la toma de control. La adquisición en gran medida se ve impulsada por el deseo de diversificar Atlantia fuera de Italia. Los autos circularán por Catalu­ña cualquiera sea su gobier­no.

Le da lo mismo a Pérez, en su caso, el atractivo sería diversificar Actividades de Construcción y Servicios SA de Madrid, empresa que pre­side y codirige, para no dedi­carse sólo a la construcción.

El gobierno, sin duda, pre­feriría que Abertis siguiera siendo española. Pero los vínculos de Pérez con la ca­pital española podrían ser provocativos en un momento de extrema tensión con los catalanes.

LO QUE PIENSAN

Los inversores consideran que Pérez de todos modos tiene más razones para hacer una contraoferta que para no hacerla. Algunos fondos es­tán comprando acciones de Abertis y operando en corto con Atlantia: apuestan a que una contraoferta de ACS a su vez obligaría a Atlantia a pagar más, poniendo presión en sus propias acciones.

También podría gustarte