Aprenda a negociar un mejor salario midiendo la viabilidad

Lorena Barreto
@lorennapy

Pasó un buen tiempo, sientes que necesitas un nuevo impulso, y un me­jor salario es la idea. Sin embargo, aunque no tenga nada de malo pedir un au­mento, la hora de solicitar­lo es uno de los momentos más incómodos dentro del trabajo.

Muchos no lo han con­vertido necesariamente en toda una ciencia, sin em­bargo han encontrado la forma puntual de dirigirse hacia sus jefes para buscar una mejor remuneración. Felipe Cat, representante de la consultora de Recur­sos Humanos Advice con sede en Paraguay, señala que para dar este paso, en primer lugar es necesario fijarse en los resultados de rentabilidad de la em­presa, antes de lanzarse a pedir un aumento. En este punto coincide Verónica Ramírez, de la consultora Yoica, quien señala que con este dato, se podrá ser más coherente al realizar la so­licitud.

¿HE CUMPLIDO
Por otro lado, analizar el cumplimiento de las ex­pectativas de la empresa al contratarte es otro punto a analizar. “Es clave tener bien claro lo que esperaban de uno y cómo se han cum­plido con dichos objetivos. Si los tenemos cuantifica­dos mucho mejor”, indicó Cat. “Tener feedback de nuestros líderes, cómo nos ven, cómo evalúan nuestro trabajo ya sea a través de una evaluación de desem­peño”, señaló Ramírez so­bre el punto.

EL MERCADO
Si hubo alguna variación en la valoración del cargo que desempeñas es una información que no pue­de faltar. “Debo verificar cómo está valorado mi cargo en el mercado con respecto al salario, pero ojo debemos tener muy en cuenta de poder hacer ese sondeo con empresas competencias a la mía, del mismo rubro, similares en tamaño, en cantidad de personas”, apuntó Ra­mírez. “Las encuestas de remuneraciones son he­rramientas objetivas que podrán brindar dicha in­formación”, enmarcó Cat.

 

SOLICITAR
Una vez definido estos primeros puntos, es nece­sario planificar la forma de hacerlo, siempre con infor­mación a mano.

“Con el timing y la infor­mación de nuestro lado, es probable que tengamos ex­celentes argumentos para una buena negociación”, dijo Cat. Ramírez, por su parte, recuerda que debe­mos ‘ubicarnos’ a la hora de pensar en llevar adelan­te la idea. “Esto tiene que ver con crecer o un aumen­to de responsabilidades”. Para ella es importante ser honestos y transparentes para exponer la situación a los líderes. “Esto hace que el jefe, si realmente es coherente el pedido de au­mento, podrá analizarlo y estudiar el caso en el mo­mento ideal con los direc­tores de la empresa”.

Encontrar la oportunidad puede ser todo un desafío. Para Cat, “hay que tener en cuenta que los jefes pueden estar muy metidos en pro­yectos de gran intensidad y no disponer de tiempo suficiente para darnos una respuesta. Tratar de que se de hacia el fin de semana, además de fijarse en el mo­mento y en el mes”.

La actitud, por supuesto, tendrá que ser la mejor que se pueda. “Hay que buscar siempre ser positivos, pro­veer soluciones y no pro­blemas. Ser humildes ante todo. Pero ser bien firmes y consistentes con el plan­teo”, subrayó Cat.

LO QUE TIENEN EN CUENTA
De acuerdo con lo prime­ro que debes analizar para aventurarte en la idea, ellos pondrán los ojos en tu desempeño.

“Tener implementado políticas claras en cuanto a escala salarial y planes de carrera que permitan más trasparencia, criterio y equidad a la hora de to­mar estas decisiones”, es otro punto que la empresa tendrá en cuenta, según Ramírez. “Si pensamos en compañías con buenas prácticas de recursos hu­manos, será más fácil para el jefe tener los elementos suficientes para tomar la decisión”, agregó Cat.

INCENTIVOS QUE NA­CEN DE LAS EMPRESAS
Es importante que haya políticas claras de incen­tivos, planes de carrera con escalas salariales bien planificadas, implemen­tación de evaluaciones de desempeño regulares que le permitan al colabora­dor saber qué debe mejo­rar, cómo debe moverse internamente, cuáles son sus responsabilidades, qué se espera de su gestión, y cómo hoy lo ven sus supe­riores, aconseja Ramírez, quien desde Yoica, señala que buscan impulsar estas prácticas asesorando a las empresas.

“No es necesario llegar al extremo para que el co­laborador tome la inicia­tiva de pedir un aumento siempre y cuando sea jus­tificable, hoy las empresas que tienen menos rotación son las que invierten en su gente”.

Cat, coincidió también en que las empresas de­ben siempre gestionar sus equipos, y que un aspecto determinantes de la ges­tión tiene que ver con el re­conocimiento y la recom­pensa económica.

“No debería la persona tener que pedir el aumento de sueldo si están presen­tes las variables mencio­nadas anteriormente”, concluyó.

También podría gustarte