Atracción de talento y atracción de clientes

Rodrigo Arturi G. Ingeniero Comercrcial Directorio Ejecutivo Initiative Consultores

Así como las empresas invierten la dedicación su­ficiente para definir lo que quieren proyectar con su marca. De la misma forma, es necesaria la inversión de tiempo para determinar las características que buscan captar en su equipo.

Una marca empleadora es tan importante como una marca comercial, en un mundo casi transpa­rente gracias a la tecnología, lo bueno y lo malo de las decisiones internas de una empresa se conocen rápidamente en el exterior. Por ejemplo, una mala review en redes sociales puede acallar 50 reviews positivas, pues el potencial cliente tiende a quedarse con lo malo.

Es por eso, que es estrictamente necesario contar con el capital humano que represente los valores de la compañía para la cual trabaja. No en vano, existe la frase “mojar la camiseta por su empresa”, por su­puesto, esto debe ir en un ida y vuelta.

Pues el personal también debe sentirse parte de la empresa y que su función cumplida dentro de la compañía tiene valor real, es reconocida y apunta al propósito de la organización

Es por eso, que una empresa debe saber manejar sus situaciones internas de manera adecuada para que el clima laboral (propuesta de marca) sea siempre po­sitivo independiente a las dificultades externas.

Es importante tener en cuenta que las empresas se componen de personas con emociones, y dichas emociones influyen entre los miembros del equipo. Sobre todo, es más común que el carisma del supe­rior influya sobre las personas que están a su cargo.

Los líderes de cada empresa no están exentos de presiones laborales y emociones difíciles. Entonces ¿cómo se puede mantener la motivación de los su­periores?

Brinde el mismo cuidado a sus colaboradores que el que brinda a sus clientes. El capital humano es que representa los ideales de una compañía, por ello, es de suma importancia que estén motivados constan­temente y cuenten con sentido de pertenencia ins­titucional.

Recuerde que no es lo mismo una crítica construc­tiva que busque mejorar el trabajo sin dañar el auto­estima, que una crítica dañina que afecte la moral.

Un punto fundamental es saber cual es su target, es decir, cuál es el perfil de candidatos que su empresa requiere; cuales son los valores corporativos, com­petencias y puntos comunes que tienen las personas con la empresa a la cual están postulando. Recuerde que cada generación viene con motivaciones especí­ficas. Una persona de 25 años no responde de igual forma a las motivaciones tradicionales de las orga­nizaciones como lo hacen las personas con más de 45 años; el rol que cada uno cumple en la organización, el estilo de liderazgo y lo que la empresa le pueda aportar a su carrera profesional, son conductores de motivación clave para la empresa moderna.

La empresa debe tener bien en claro dentro de su propuesta a los empleados cuáles son los beneficios que aporta, si hay posibilidad de crecimiento, si hay premios por metas logradas, etc.

Cuando sabemos a qué personas debemos apuntar en nuestra selección, tenemos un equipo de líderes que conoce los códigos de la comunicación y a su vez, tenemos una propuesta contundente de posiciona­miento.

Es necesario también, definir los medios efectivos de comunicación, basándose en los equipos internos, ellos son los principales agentes de comunicación de lo bien o mal que se encuentra una empresa. Contar con reuniones periódicas con los equipos de trabajo, celebraciones por los triunfos logrados, hacer parte de las decisiones a la mayor cantidad de personas, todo esto refuerza el sentido de pertenencia en el personal.

Ayudar a crecer al capital humano que forma parte de su empresa es la clave para ganar su confianza, su satisfacción y por ende, lograr que den lo mejor de sí en cada día laboral. Recuerde que toda compa­ñía es un equipo que rema hacia adelante, y por ello, es necesario contar con las mejores personas dentro del suyo. Un equipo de alto rendimiento y motivado se preocupa por aumentar la retención de clientes existentes que es siempre más rentable que adquirir otros nuevos, por eso es imprescindible enfocarse en estrategias para aumentar la retención en vez de sólo enfocarnos en diversas estrategias de marketing para captar clientes.

Una política de retención de clientes capaz de crear relaciones a largo plazo con ellos, por contra, se traducirá en un menor gasto de marketing y en una mayor obtención de utilidades. Por lo tanto, a la hora de diseñar las campañas de marketing y ventas los clientes también deben ser una prioridad

La retención de la clientela significa que estamos haciendo las cosas bien, y que el cliente tiene sobra­das razones para seguir siéndolo. Pero retener no sólo significa fidelidad, sino también recomenda­ción, lo que se traduce en un aumento del valor de un cliente existente que tarde o temprano se traducirá en la llegada de nueva clientela.

También podría gustarte