Desafíos de Gestión

Rodrigo Arturi G. Ingeniero Comercial Directorio Ejecutivo Initiative Consultores

Cuando hablamos de Gestión, no hablamos so­lamente de las funciones que debe cumplir la persona encargada de esta área, sino también de las aptitudes y actitudes necesarias para llevar a cabo la tarea de la manera más exitosa.

Los tiempos cambian y con ellos se incrementa el nivel de alta competitividad al igual que los estándares esperados en el profesional que se encargue de la Gestión Empresarial.

Saber tomar decisiones que sumen valor al personal que se encuentra a su cargo es fun­damental para mantener un ambiente laboral adecuado, y que además es importante para la motivación constante del grupo laboral. No se debe pasar por alto la idea de que todas las personas buscan desarrollarse y sentir al final del día que dieron todo de sí y que su trabajo es valorado por la empresa. Es bien sabido que un personal motivado sumado a un buen ambiente laboral ayuda a lograr resultados óptimos que se traducen en beneficios para la compañía.

Uno de los principales desafíos de gestión es mantener motivado al personal. Los conoci­mientos empresariales son importantes, pero también es necesario utilizar como herramien­tas ciencias sociales tales como la psicología y la sociología.

Recordar que las personas no son máquinas ha­cedoras, sino que son seres humanos que lidian constantemente con presiones y frustraciones que la mayoría de las veces no saben cómo cana­lizar. Es por ello que es necesario migrar hacia nuevos conocimientos que le ayuden a cumplir las funciones y responsabilidades que conlleva el Control de Gestión.

Ocupar el cargo de jefe en estos tiempos es más complejo que en épocas anteriores. Las presio­nes y responsabilidades son otras, y esto trae consigo la necesidad de aplicar no solo conoci­mientos adquiridos en un libro de texto, sino el saber humano para resolver problemas que se pueden presentar.

Se trata en esencia de fusionar los conocimien­tos profundos sobre los ideales que tiene como base la empresa, más la visión y misión que la define, y sumar a esto el personal que se sienta partícipe de esta tarea, que sienta que realmente está trabajando por un ideal. Por una causa. Que además de saberse remunerado acorde al cargo que ocupa, sienta que puede crecer profesional­mente. De lo contrario el entorno laboral entra en un loop de alta rotación de personas, la cual resta dinero y tiempo a la organización.

A continuación, cito algunos de los desafíos de gestión que se suelen presentar:

  1. MANTENER CAPACITADO AL PERSONAL

Para que la empresa esté preparada para en­frentar la globalización, es más que necesario que el equipo de trabajo se encuentre en sinto­nía con los desafíos que se vienen adelante para la empresa.

Mantener al personal constantemente capaci­tado y preparado para trabajar con las tenden­cias innovadoras del mercado permite que la compañía pueda expenderse y aprovechar me­jores oportunidades comerciales manteniendo comunicación, o incluso asociarse con empresas internacionales, ampliando así el nombre de la empresa a mercados globales.

  1. APROVECHAR LA TECNOLOGÍA

Vivimos en un mundo tecnológico, y no pode­mos desaprovechar las ventajas que nos ofrece para mantener una comunicación más estrecha con los clientes. Que éstos sepan que sus dudas y recomendaciones son escuchadas por la em­presa.

  1. ANTICIPARSE A LOS CAMBIOS

La evolución es constante y a veces más rápida de lo que se espera. Mantener un equipo moti­vado y que sepa aprovechar las oportunidades anticipando los cambios para cumplir metas y estar por delante de los competidores es funda­mental.

  1. INCENTIVAR LA INTERACCIÓN

ENTRE TODOS

Una forma de hacer sentir valorado al equipo y a la par mantener un buen ambiente laboral, es incentivar la interacción entre todos. Que las personas sepan que pueden dar opiniones e ideas, que son escuchadas. Hacerles saber que son vistos no como inferiores, sino como aliados y colaboradores. Esto genera una conexión emo­cional, social e intelectual entre los empleados para con la empresa.

Despertar sus talentos y aprovechar al máximo las capacidades que ofrece cada persona es un activo importante con el que se cuenta.

Esto también implica ser más flexibles con el personal, como en los horarios laborales. Tam­bién en dejar atrás la decoración rígida de la oficina. Utilizar más colores que incentiven a la creatividad.

  1. OFRECER OPORTUNIDADES

Una forma de evitar la rotación constante de personal es ofreciendo oportunidades de cre­cimiento profesional a través de capacitaciones y cursos que sumen conocimientos y además le agreguen valor al curriculum del personal.

Mantener al equipo de trabajo capacitado re­presenta una ventaja sobre los competidores. Lo cual suma a la empresa.

Brindar las herramientas necesarias para ayu­dar a agilizar el trabajo es muy importante, con­tar –dentro de lo que se pueda- con las herra­mientas tecnológicas modernas y los softwares actualizados es una forma de invertir en la mo­tivación y el trabajo del equipo.

También podría gustarte