Problemas de educación en Paraguay se originan en la primera infancia

Que la Educación está en una crítica situación ya no es una novedad, pese a que titulares de periódicos día tras día amenazan con que la deplorable situación repercute año tras año al desarrollo del país.

Sara Ayala
@saruayala
Para el ex ministro de Educación, Horacio Galeano Perrone, “la educación es el reflejo de lo que es la sociedad paraguaya, no es que Paraguay sea el reflejo de la educación”.
Resaltó la pobreza, las desigualdades y las necesidades inequidades sociales, mala distribución de la riqueza, concentración de las grandes tierras en manos de pocos. “¿Cómo querés tener una educación con esta situación?”, sentenció.
Por otro lado, para el Dr. Benjamín Fernández Bogado “el Estado en el que se encuentra la educación paraguaya es mucho más grave de lo que inicialmente se pensaba”.
Se refirió a las autoridades con el calificativo de “cinismo”, porque reconociendo el problema y las complejidades no han hecho absolutamente nada para mejorar la educación.
Indicó que el ministro de Educación, Enrique Riera se escudó de que los resultados del Snepe (Servicio Nacional de Evaluación del Proceso de Educación) eran del 2015, pero el Dr. Fernández considera que si fueran actuales, el estado sería peor.
También criticó que el Ministro haya menoscabado el labor de los supervisores al pedirles que acompañen la candidatura de Santiago Peña en las internas, y que este tipo de actuar ya no puede continuar porque repercute directamente en la decadencia de la educación.
PACTO PARA AVANZAR
Como primer paso para mejorar, Fernández Bogado indicó que se debe llegar a un pacto, “la cuestión es como ir al médico, que le pide hacer unos análisis clínicos, es lo que tenemos ahora. Pero todo está fuera de rango. Y ahora el médico debe de plantear la terapéutica de eso, para eso la condición es tener la voluntad de hacer eso”, aseguró.
“¿Tenemos la voluntad suficiente en el Paraguay para cambiar?”, se cuestionó el doctor.
Agregó que “estamos urgidos para hacerlo, y a partir de ahí hacer una revisión completa de la malla curricular, de la racionalización de los recursos con los que cuenta el Ministerio para llevar el plan, ver la manera de articular la presencia en una

sola jornada escolar y no la doble escolaridad, mejo­rar los niveles de eficacia en la manera de selección de docentes y su evalua­ción, mejorando el salario y aumentando la cantidad de maestros por aulas”, indicó.

Por eso considera opor­tuno que “lo primero que tiene que haber es una voluntad, segundo un de­seo y último un compro­miso”.

PRIMERA INFANCIA

Robert Cano, de Juntos por la Educación resaltó que las evaluaciones son dignas de resaltar, y que hubo progresos y retroce­sos.

“Este sistema educativo va a ser ineficiente porque el entorno en el que vive la mitad de la población, es vulnerable”, aseguró.

Y explicó que la deuda que se tiene con la prime­ra infancia es responsa­ble de las cifras negativas en educación.

Dijo que se debe hacer “una apuesta fuerte a la primera infancia, porque el 40% menores de 6 años son pobres”, y que eso re­percute bastante.

Confesó que el desafío actual es sobrepasar los proyectos y programas.

“No llegan al aula con innovaciones pedagógi­cas, estamos desde hace tiempo con planes pilo­tos, con intervenciones puntuales, escuelas foca­lizadas, hay que expan­dirlo”.

A partir de ahora el com­promiso no solo debe de quedar dentro del aula, más bien debe retumbar fuera de esas paredes y proyectar la esperanza del progreso y mejora de la educación en el país.

También podría gustarte