Seguro de Vida de empleados, factor clave para las empresas

El portal de Asesores en Recursos y Selección In­tegral de España, destaca ka importancia de que las empresas tengan en cuenta el asegurar a sus empleados.

La puesta en marcha de una empresa, especial­mente si se trata de una pyme, requiere de una inversión en distintos conceptos que, con fre­cuencia, no generan ren­tabilidad hasta pasado un tiempo, en algún caso, algunos años.

Una de las inversiones sustanciales para el des­pegue de un proyecto es la inversión en recursos humanos, inversión que, como hemos comentado en anteriores artículos, precisa de un especial cuidado, sobre todo si lo que buscamos es talento para determinadas áreas de la empresa.

Estos trabajadores se convierten en capital de alta importancia y difícil y costosa sustitución en caso de que, por cualquier circunstancia, dejen de aportar ese talento a la empresa y, de hecho, este es uno de los motivos más importantes si analiza­mos las causas de em­prendimientos fallidos, en todo o en parte.

La eclosión de peque­ñas empresas que deben afrontar una descarnada competencia hace que la captación y la retención de trabajadores, proac­tivos y con talento, sea un factor crítico, pero no tanto como su pérdida.

INCENTIVO

Desde hace algunos años el seguro de vida de trabajado­res se ha impuesto como for­ma eficiente de incentivo para el propio trabajador pero también, y espe­cialmente, como práctica empresarial para dar via­bilidad al proyecto sin te­ner que asumir desde cero dificilísimos y costosos procesos de sustitución, entrenamiento e integra­ción de trabajadores.

ESTRATEGIA
Esta estrategia se englo­ba en la reducción de ries­gos para pequeños nego­cios. Es necesario pensar y organizar los detalles a la hora de contratar un seguro de vida para los empleados. En primer lu­gar, decidir si ese seguro de vida se ofrecerá a to­dos los empleados o tan sólo a un grupo concreto.

Hay que tener en cuenta que muchas asegura­doras no ofrecen cobertura a grupos con menos de diez personas. Conviene calibrar este hecho porque teniendo más colaboradores en la lista se pagarán pólizas menores por per­sona. Pero hay otros factores que también influ­yen en el precio. Género, edad de los empleados, sueldos y ocupaciones asociadas al grupo son algunas.

BENEFICIARIOS
Además de definir quié­nes recibirán el seguro de vida deben definirse los beneficiarios (incluida la propia empresa) y las con­diciones del contrato. Los factores generales son: garantías, plazo de vigen­cia, capitales, edad y otros. En el contrato también se deben definir las situacio­nes en que se otorgará el seguro al trabajador o a su familia. Estas pueden ser, por ejemplo, inhabilita­ción, accidentes o muerte.

VALOR
El valor del seguro no siempre es el mismo. Todos los empleados pueden tener de­recho a la misma canti­dad o se puede dividir el capital contratado por el número de personas. Debemos considerar que generalmente la cober­tura del seguro se basa en el salario anual de cada trabajador.

Otro detalle de los pla­nes colectivos es el hecho de que las aseguradoras generalmente no requie­ren exámenes médicos a los empleados que tie­nen la póliza. La empresa aseguradora debe conce­der los formularios nece­sarios para inscribir a los empleados.

Tú debes tener una copia de las pólizas de los res­pectivos colaboradores que reciben el seguro. El empleado recibirá el se­guro de vida durante el período en el que trabaje en la empresa. Cuando deje la función, perderá el beneficio. En algunos casos se puede convertir el seguro de vida empre­sarial en beneficio indi­vidual.

Las compañías asegu­radores han desarrollado en los últimos años toda una variedad de posibili­dades de aseguramiento de vida para empleados, que se ajustan al marco legal vigente y que cu­bren las necesidades de obligado cumplimiento para las empresas en caso de fallecimiento (viude­dad y orfandad), invalidez permanente, jubilación y dependencia.

También podría gustarte