LA UNIDAD

Por: Juan Pablo Fernandez Bogado.

La sinceridad de propósitos y el verdadero sentido de unidad ya no es posible maquillar como en el pasado. La unidad debe ser real.

Si partimos de la definición primaria que la unidad es “la propiedad que tienen las cosas de no poder dividirse ni fragmentarse sin alterarse o destruirse” tanto la supuesta Alianza, ni el partido colorado han logrado hacer viva el icónico pasaje del Martin Fierro “Los Hermanos sean unidos porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean los devoran los de afuera”. Frase que viene como anillo al dedo para graficar el comportamiento político actual.

Cuando los propósitos personales, mezquinamente hacen que el proyecto común no pueda prosperar en algunos casos o hacer que casi cueste la derrota en el otro, da muy malas señales, confirmando de que nada podrá prosperar para beneficios de todos y lograr que los grandes proyectos a nivel país puedan de alguna forma concretarse, por el egoísmo, la anarquía y la falta de amor de estos, hacen que nunca se pueda lograr la unidad del todo para el beneficio común.

Si graficamos el ambiente, todo esto es muy parecido a esas películas del lejano oeste, donde en un salón se encuentran pistoleros que con cartas marcadas juegan una partida que en el minuto menos pensado puede terminar uno de ellos con una bala por el disgusto de otro. De esta manera no se puede construir una Republica que exige de renunciamientos, de compromisos y de un sincero sentido de alteridad hacia el otro que deje de lado el egoísmo de estos tahúres y podamos alguna vez ver a confiables servidores públicos gobernando el país.

También podría gustarte