Multinacional se retira de Venezuela

Efecto Maduro afecta a varias empresas

La República

Colombia 

La falta de disponibi­lidad de divisas, la incertidumbre en el escenario político y el acceso a proveedores de materias primas son las principales preocupa­ciones de los industriales en Venezuela y una de las causas por las que 21 mul­tinacionales han salido de ese país desde que Nicolás Maduro llegó al poder.

La última en hacerlo fue Kellogg, que anunció ayer el fin de sus opera­ciones, medida que deja­rá a 500 venezolanos sin empleo.

En el reporte financiero del último trimestre de Kellogg en 2017, publi­cado en febrero, la em­presa detalla que “hubo un cambio material en el entorno empresarial, incluyendo el empeo­ramiento de nuestro ac­ceso a materiales clave como consecuencia de las restricciones actua­les y a una significativa caída en el volumen de producción en el último trimestre de 2016”.

Maduro, quien afrontará elecciones presidenciales este domingo, se pronun­ció frente a esta situación y aseguró que “tomará el control” de la fábrica de cereales en la ciudad de Maracay, pues consideró su cierre como un acto “ilegal e inconstitucional” por el que prometió acciones ju­diciales contra los accionis­tas de la empresa.

De las 21 compañías que han salido de Venezuela desde 2013, ocho son ae­rolíneas de todo el mundo entre las que se cuentan Air Canada y Alitalia, que abandonaron el país en 2014; Lufthansa, Latam, Aeroméxico y Tiara Air, que lo hicieron en 2016; mientras que United Airli­nes y Avianca clausuraron operaciones en 2017. En este sector destaca Copa Airlines, que si bien sus­pendió sus operaciones en Venezuela el pasado 6 de abril por orden del gobier­no de Maduro, volvió el 1 de mayo de 2018.

AVIANCA

Por su parte, Avianca sus­pendió los vuelos desde y hacia Venezuela el 16 de agosto de 2017 debido a las dificultades que estaba presentado la operación aérea en el país vecino, por lo que frenó la venta de pa­sajes y cesó la operación de las rutas Bogotá-Caracas-Bogotá y Lima-Caracas-Lima, además de modificar algunas rutas de los vuelos hacia Europa para evitar sobrevolar el país. La pre­sidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, mencionó que son “muchí­simas” las empresas que han cerrado en estos casi 20 años, producto de un modelo económico funda­mentado en controles de cambio, precio, transporte y producción, además de un marco legal punitivo y restrictivo, que constan­temente impide el normal desarrollo de cualquier empresa en Venezuela.

“Por métodos poco cientí­ficos, estimamos que, en el último año, cerca de 35% a 40% ya no están en Vene­zuela”, agregó Uzcátegui, quien también especificó que el país no cuenta con estadísticas que permitan establecer con precisión cuántas empresas han ce­sado operaciones desde mediados de 2015.

El presidente de Conindus­tria, Juan Pablo Olalquiaga, afirmó durante una rueda de prensa que 1.018 empre­sas, que representan 27% de los 3.800 establecimien­tos industriales que tiene el país, corren el riesgo de cerrar operaciones en Ve­nezuela durante 2018 si no se no toman los correctivos económicos necesarios.

La petrolera estatal de Ve­nezuela, Pdvsa, compró cerca de US$ 440 millones en crudo con el propósito de enviarlos directamente a Cuba con “condiciones crediticias amistosas”.

También podría gustarte