TRANSPARENCIA: ARMA DE DOBLE FILO

 

 

 

 La transparencia puede ser un arma de doble filo para los gobiernos y la ciudadanía

Una implementación exitosa de la trans­parencia tiene dos requisitos mínimos: la provisión de la información y la creación de las condiciones mínimas para el uso de dicha información por parte de la ciudadanía.

El Paraguay ha hecho un gran esfuerzo en la primera materia, con la publicación de los datos en varios sectores como ser la nómina de funcionarios públicos, el presupuesto general de la nación, las contrataciones públicas y los detalles de los procesos de sus pagos.

Sin embargo, muy poco se ha hecho para fomentar realmente una masa crítica infor­mada que pueda hacer uso de dichos datos.

La transparencia es un arma de doble filo para el Gobierno de Horacio Cartes siendo en gran medida su éxito pero también parte de su pesadilla.

Los escándalos de las sobrefactura­ciones de agua y cocido en el MEC y el conocimiento detallado de los salarios de la UNA le valieron los puestos a las cabezas de ambas instituciones.

Desde el punto de vista ciudadano la trans­parencia también es un arma de doble filo, ya que si bien es una herramienta indispensable para la ciudanía informada, muchas veces nos quieren vender la idea de que si un gobierno es transparente, dicho gobierno no es corrupto. Los ejemplos citados, entre otros, son una prueba de que los gobiernos pueden ser transparentemente corruptos. La ciudadanía no puede comprar el cuento de que transpar­encia es igual a no-corrupción, debemos usarla para detectar y denunciar casos de corrupción.

También podría gustarte