Deuda pública e implicancias

Por Emiliano Estigarribia Canese
Analista  Económico

Solamente este año, haciendo un comparativo en relación al año anterior, el Ministerio de Hacienda hasta el mes de mayo destinó casi el 18% de más en sus recursos para el pago de los intereses de la deuda pública, desembolsando unos US$ 118,3 millones.


Ciertamente los intereses van pagándose por la deuda contraída por la emisión de bonos locales y soberanos en mayor medida, y en menor grado con organismos financieros internacionales y agencias de gobiernos.


En la actualidad el saldo de la deuda pública al cierre del mes de abril ascendió a US$ 7.754 millones, equivalente a un poco más del 24% del PIB, ahora bien lo que resulta preocupante es el ritmo de crecimiento de la deuda, la cual con el actual Gobierno se incrementó en un 85%, lo que puede generar varias consecuencias a mediano y largo plazo considerando principalmente los niveles de recesión que se observan en el mercado, especialmente en el sector terciario, sumado a ello el aumento de la tasa de morosidad.


Siempre que el ritmo de crecimiento de la deuda pueda verse reflejado con un crecimiento económico significativo, especialmente en el sector industrial y de la construcción, podría justificar la medida atendiendo a que se apunta a reducir la tasa de desempleo.

A esto se lo conoce como Política Fiscal Expansiva, la cual puede traer una consecuencia inflacionaria en el mediano plazo pero justificable desde el punto de vista de la reducción de la tasa de desempleo, situación que lastimosamente no se ve reflejada en nuestra economía.

 

También podría gustarte