Los números del fútbol paraguayo

Por MCS
[email protected]
Los resultados futbolísticos de Paraguay han caído teniendo como evidencia la no clasificación de los dos últimos mundiales y el bajo valor relativo de nuestros jugadores. El Deporte Rey inyecta dinamismo a las actividades económicas y para seguir haciéndolo, los clubes profesionales deben apostar al repunte deportivo y financiero de este espectáculo.
EL MERCADO LABORAL DEL FÚTBOL
El fútbol ofrece oportunidades de empleo a jóvenes talentosos sin requerir formación académica a lo largo de todo el país. Sin embargo, ser futbolista es difícil ya que los clubes de ascenso no firman contratos laborales con sus jugadores. La Primera División y la Intermedia son las ligas profesionales del país donde los jugadores firman contratos con sus respectivos clubes, negociando una remuneración económica formal a cambio de servicios deportivos. Ambas ligas, suman aproximadamente 672 profesionales futbolistas incluyendo la reserva.
Los clubes de primera división pagan en salarios mensuales de alrededor de USD.2,7 millones y los de la intermedia ascenderían a USD.384 mil mensual.

En otras palabras, las dos ligas de 28 clubes en total inyectan casi USD 38 millones en sueldos al año, a lo que habría que sumar premios por partido, por torneo y por fases logradas en campeonatos internacionales. A los jugadores que logran triunfar y cruzar la frontera les espera remuneraciones aún más llamativas. Según el observatorio de fútbol CIES, 123 futbolistas paraguayos actualmente están percibiendo remuneraciones en el exterior. El 15% de ellos juega en las ligas de Europa, lo que implica un mayor beneficio para sus bolsillos y el de sus familiares a través de las remesas.

Considerando las otras tres ligas de la APF, la cantidad de jugadores mayores de edad asciende a los 3.216 y cuando se incorpora a las ligas de las 17 federaciones departamentales de la UFI, la cifra supera los 55.000. Por más de que no todos tengan un contrato legal y se dediquen profesionalmente al deporte, los clubes desembolsan premios y “ayudas” para que sigan jugando. Este hecho implica un importante número de personas con empleos informales, cuyas remuneraciones equivalen aproximadamente a USD 7,6 millones anuales. Al no firmar contratos y no tener un salario explícito, no existen garantías para el jugador y su carrera profesional se ve amenazada. Pero no sólo los futbolistas son los que se benefician con el fútbol.

El equipo de técnicos, médicos y administrativos representan el otro 20% en salarios que normalmente gasta un club. En ese mismo sentido, alrededor de 500 personas son empleadas indirectamente por estas ligas cada fin de semana, desde periodistas deportivos y seguridad hasta los cuida coches, revendedores y chiperos.

LA FINANZAS DE LOS CLUBES
A pesar de esas cifras, en Paraguay no existen clubes de fútbol financieramente rentables. Olimpia, Cerro Porteño y Libertad perciben cerca de USD.6 millones a USD.9 millones de dólares al año en ingresos ordinarios, lo cual apenas alcanza para pagar la administración, mantenimiento, equipo técnico y parte del plantel que tienen, significando este último más de 80% del total de los egresos. Otros clubes de Primera ingresan entre USD 1,8 y USD 3 millones anualmente. El nivel futbolístico de la División de Honor es muy competitivo y los clubes requieren el aporte de sus dirigentes e ingresos extraordinarios para pagar jugadores a la altura de sus rivales. Entre los mayores ingresos de los clubes está la transferencia que hace la APF por derechos televisivos desde el presente año, lo cual suma USD 1 millón anual a cada club de Primera. Luego, las marcas deportivas y patrocinadores de las remeras representan un 30 % de los ingresos en el caso de los clubes grandes.

Las cuotas sociales y boleterías suelen representar una parte considerable con 30% de la facturación de los grandes, lo que aún es bajo ya que en el 2017 el conjunto de clubes de primera sólo recaudó USD 2,8 millones bajo este concepto. Entre los ingresos extraordinarios se encuentran las ventas de jugadores y premios de copas internacionales.
Esta no es la suerte de los clubes de menor envergadura, que al no tener hinchas, no logran el apoyo de los patrocinadores en la misma medida y esperan sólo dos partidos por temporada, los jugados ante los clubes más populares del país, para recaudar en boleterías. Los derechos televisivos pasan a formar parte del 50% al 70% del total de sus ingresos. Estos clubes dependen meramente de sus dirigentes y apuntan llegar a algún torneo internacional para oxigenar sus finanzas, lo cual hace difícil que piensen en jugadores de alto rendimiento e inversiones a largo plazo en formativas. Si Paraguay quiere volver a ser potencia en materia futbolística, necesitamos que los clubes generen oportunidades a cada niño con esperanzas de convertirse el próximo Roque Santa Cruz o Nelson Haedo Valdez. Para ello, deberían invertir en formativas y en el acompañamiento profesional al jugador, lo que requiere altos ingresos ordinarios para estas instituciones.

Es cierto que mucho se avanzó en este sentido, con la transferencia de la APF por derechos televisivos a cada club, la apertura de los estados financieros y la Copa Paraguay a partir de este año. Sin embargo, aún queda un largo camino por andar. Un gran avance se dará cuando clubes de las ciudades del interior asciendan a Primera o Intermedia. Es probable que estos clubes tengan más chances de ser rentables por la cantidad de hinchas que tienen, lo que contribuiría a aumentar las recaudaciones.

Como consecuencia, los derechos televisivos podrían ser renegociados y los clubes obtendrán mayores beneficios. En conclusión, los hinchas somos co-responsables de tener una liga a la altura y una selección competitiva, y los clubes deberían orientar sus acciones a lograr un mayor involucramiento.

También podría gustarte