Con la pelota en la cabeza se ganó un pase mundial

Comunicador no descansó hasta llegar al mundial

Lorena Barreto
[email protected]

Soñó con llegar al Mundial y, cuando lo logró, nadie lo creyó. Sin embargo el trabajo duro dio sus frutos. Con apodo incluido, Edgar Cantero, -también conocido como “Harry”, por su especial semejanza con el famoso personaje de ficción Harry Potter- se ganó la confianza del público, hasta llegar de la mano de él  al soñado campeonato Mundial de Rusia 2018.

Todo fue el resultado de un sueño que lentamente fue tomando forma, desde dar sus primeros pasos en radios conduciendo  y produciendo, hasta concretar la idea de crear un medio de deportes diferente e innovador en el país, como Pelota Tatá, el medio  digital que desde el principio buscó marcar la diferencia entre los ya existentes. Este último proyecto fue el que trajo consigo una aventura  impensada que coronó un arduo proceso  para manejar el balón del periodismo deportivo en las redes sociales.

Lo inició junto con Fran Andino y Laura Morel. Trabajando para el Grupo Nación como periodista en GEN, persistió en este emprendimiento contando con el apoyo de sus compañeros que siempre confiaron en el gran potencial no solo de Pelota Tatá, sino de un periodista que dejaba todo en la cancha.

De esta forma el proyecto se ganó rápidamente  el cariño de los hinchas. “Nunca bajamos los brazos, veíamos cómo crecía el medio y cómo la gente nos seguía, y nos debíamos a la gente”, expresó sobre los inicios del espacio digital, hoy con más de 17 mil seguidores en Twitter y 128 mil en Facebook.

El alma de su emprendimiento, comenta, es la voluntad inquebrantable que se sobrepone a las adversidades del camino. “la Voluntad que tiene es terrible, lo describiría como una voluntad mágica, es la frase que engloba todo”, expresó.

Empezó a ser rentable a partir de la copa América de 2015, cuando las marcas ya notaron la relevancia que iba tomando el espacio entre los apasionados del fútbol, y fue este golpear constante de puertas que lo impulsó hacia la cima. Hoy cuenta con más de siete marcas que lo apoyan para  seguir aportando contenido diferente al fútbol.   “Cubrir una copa del mundo para un periodista es llegar al grado más alto dentro de lo que es el periodismo deportivo”, dijo entre risas. “Lo vi posible recién cuando compré los pasajes”, confesó.

“Cuando me dijeron que contaba con los pasajes para ir, salí llorando, para mí era mi mundial, y lo vinimos trabajando mucho antes”, comentó. Reconoció estar confundido, sin saber por dónde empezar con los nuevos preparativos. Allí empezó con la búsqueda de una casa en donde pasar el Mundial, lo que lo encontraron a unos US$ 1.500 por l tiempo que se quedarían. Luego averiguando el manejo de la economía, alistó sus viáticos que finalmente, durante 34 días ascendió a los US$ 10 mil.

“Estando allá, le metía traductor a morir”, detalló. Para poder manejarse sin mayores dificultades le sacó el jugo a las aplicaciones móviles que lo ayudaron en el día a día para relacionarse con los demás. “Nos fuimos con una visión de Rusia, y ahora es otra”, añadió.

El éxito de Pelota Tatá en el Mundial fue inesperado. Los contenidos vertidos en redes desde que inició la copa,  causaron un impacto que sobrepasó las expectativas de alcance. “Nos esperábamos un  promedio de 5 millones de personas, y sobrepasamos ampliamente la barrera”, comentó Edgar orgulloso de haber dejado su huella bien marcada en su primer paso cubriendo una copa mundial.

“Nos siguió gente de distintos países del mundo, desde Estados Unidos, Canadá,  países de Europa, África, y eso nos motiva a generar ya contenido no solo paraguayo, sino internacional para esos seguidores que nos siguieron durante el mundial”, afirmó.

También podría gustarte