Contrabando: Un mal que erradicar

POR MCS
[email protected]
El Contrabando es un mal para la economía paraguaya que principalmente en las ciudades fronterizas es considerada una actividad normal y un medio de subsistencia. Sin embargo, este comercio ilegal aumenta los niveles de criminalidad en las zonas fronterizas, reduce las recaudaciones tributarias y afecta a la producción local y por ende al empleo formal.

ANTECEDENTES Y ESQUEMA DE FUNCIONAMIENTO DEL CONTRABANDO
Desde la época colonial, el contrabando de tabaco y yerba mate marcó el inicio de una práctica que se ha extendido hasta nuestros días y se ha especializado de manera tal que se ha formado una amplia red de comercialización, distribución, transporte y de coimas que involucra a los encargados de controles fronterizos y de tránsito, así como a los políticos. La población de las ciudades fronterizas no ve esta actividad como algo negativo. Esto se debe a que el contrabando se ha arraigado tanto en las mismas y se desarrolla con tanta normalidad que parecería un sector más de la economía. Según un estudio de Pro Desarrollo, la economía informal mueve lo equivalente al 39% del PIB y a 7 veces la deuda externa de Paraguay, el Contrabando es parte importante de la economía nacional.
En el Contrabando, la oferta la realiza el país que tenga productos más competitivos con relación al otro y la demanda la realiza el país que se encuentra en desventaja: mayores costos y/o menor calidad.

LOS PRINCIPALES AGENTES INVOLUCRADOS EN EL CONTRABANDO SON:
a) El capitalista: es el que adquiere los productos a ser vendidos al otro lado de la frontera y se encarga de pagar a los que realizan el paso fronterizo así como también asumir las coimas.
b) El pasero: encargado de transportar los productos a través de la frontera. Para el contrabando “mayorista”, la principal vía por la cual se realiza el cruce es la fluvial, y para el contrabando “minorista” es la vía terrestre.
c) Contrabandistas minoristas: quienes adquieren productos superando el valor de la cota de compra permitida para los turistas y los ingresan a su país de origen sin declarar el valor total de la mercadería ingresada para venderlos a terceros revendedores, en sus negocios y/o en las calles.
d) Varios: comprende a las personas que se encargan realizar la descarga de productos y su posterior distribución hasta los puntos de venta finales, los revendedores, entre otros. Generalmente, el grueso del contrabando o “contrabando mayorista” se realiza a la noche-madrugada, mientras que el contrabando “minorista” se realiza a plena luz del día. En cada ciudad fronteriza existen uno o más puntos donde se realizan los cruces fronterizos.

Con respecto al “contrabando mayorista”, los productos son transportados desde los depósitos, que se encuentran estratégicamente ubicados, hasta el paso fronterizo, desde donde el pasero se encarga de llevar los productos y cruzar la frontera, ya sea por vía fluvial o terrestre. Al cruzar, el pasero hace entrega de la mercadería a los distribuidores, que se encargan de llevar los productos a distintos centros masivos de compra. En el esquema del contrabando “minorista”, los pequeños contrabandistas cruzan las fronteras y realizan la compra de productos para poder revenderlos en su país de origen, asumiendo un mayor riesgo de que sean incautados sus productos puesto que los llevan consigo.

INCENTIVOS ECONÓMICOS Y NO ECONÓMICOS AL CONTRABANDO
Los esquemas mencionados se desarrollan porque existen varios incentivos económicos y no económicos que facilitan la práctica.
a) Tipo de cambio. Paraguay históricamente ha tenido un tipo de cambio relativamente controlado sin devaluaciones significativas, por ejemplo, cuando existe una devaluación del peso con respecto al guaraní, esto hace que los productos argentinos sean más baratos para los paraguayos, lo que implica un mayor margen de ganancia para los revendedores informales paraguayos. Y si el efecto es contrario, hay más incentivo por parte de los argentinos a comprar de Paraguay.
b) Bajos impuestos y aranceles. El esquema impositivo de Paraguay incentiva el comercio ilegal de productos que tienen altos impuestos en los países vecinos, este es el caso de los cigarrillos, los neumáticos y otros artículos con las mismas características. El impuesto a los cigarrillos en Paraguay es 65% menor que el de Brasil, por lo tanto, incentivando el envío de los mismos al país vecino y su comercialización a precios muy por debajo de los vigentes en el mercado formal.
c) La debilidad institucional. Este incentivo permite que se desarrolle el contrabando de una manera normal con total impunidad, además, la permeabilidad y el escaso control en las fronteras hacen que fluyan normalmente armas, drogas y demás mercancías altamente reguladas en todos los países.

¿CÓMO ERRADICAR AL CONTRABANDO?
Resulta paradójico decir que Paraguay es un país que tiene un gran incentivo a la práctica del contrabando, dadas las características de la economía local y de los países vecinos. Sin embargo, esta práctica perjudica más de lo que beneficia. Según la Unión Industrial Paraguaya (UIP), con los ingresos que recibe 1 trabajador empleado por el contrabando se podría dar empleo a 5 trabajadores en el sector formal.

Erradicar el contrabando de la noche a la mañana es imposible, porque el esquema está tan arraigado en la mentalidad de los que realizan esta práctica y en la ciudadanía en general que, cortando una cabeza, rápidamente saldrán dos a su reemplazo. En consecuencia, se debería trabajar primeramente en el cambio de mentalidad de la ciudadanía, a la par de ir reduciendo paulatinamente los incentivos al contrabando, fortaleciendo la institucionalidad y el control fronterizo. De esta manera, se potenciará la formalidad, la creación de empleos, la reinversión de las recaudaciones en la sociedad, la igualdad de oportunidades y la equidad.

También podría gustarte