¿Para qué sirve un seguro de vida, qué ventajas ofrece?

La importancia de la determinación del futuro

El seguro de vida es una tipología de seguro personal que cubre el riesgo de muerte del asegurado (en caso de fallecimiento), o su supervivencia al ven­cimiento del mismo (vida), de acuerdo al portal Nueva Tribuna de España.

Tiene como objetivo poder garantizar la seguridad monetaria de aquellas personas que dependen directamente en la parcela económica del asegurado, en caso de que el mismo fallezca.

En esta clase de seguros, es importante determinar quién será el asegurado (de cuya vida depende el pago), el tomador (aquel que paga la prima y suscribe el segu­ro), así como el beneficiario, que es la persona que recibe la indemnización desem­bolsada por la compañía aseguradora.

El tomador de un seguro que tenga una duración mayor al medio año (seis meses), podrá resolverlo en un plazo de quince días contados desde el momen­to en que el asegurador de­posite la póliza.

La pertinente resolución habrá de efectuarse por escrito, disminuyendo la cobertura del riesgo desde esa fecha por parte del ase­gurador, y estando forzado a volver a pagar las primas que se hubiesen satisfecho hasta tal momento.

Por su parte, el tomador está autorizado para desig­nar los beneficiarios sin ne­cesidad de consentimiento alguno por parte del ase­gurador, teniendo la opor­tunidad de revocarlos en cualquier instante. Si esta designación se ejecuta a fa­vor de varios, la prestación habrá de repartirse en par­tes equitativas, idénticas.

Primero, hemos de puntua­lizar que existen muchos tipos de seguros de vida, con lo que cada uno de ellos presentará aspectos más favorables y otros que no lo sean tanto. Le correspon­derá al potencial cliente estar al tanto de todas las vicisitudes al respecto, en pos de realizar una elec­ción adecuada.

En cualquier caso, podría­mos afirmar que la ventaja más importante y recono­cible de estos productos reside en la tranquilidad que por lo general tienden a ofrecer. Sin duda, algo que calma al ciudadano.

Si usted se decanta por una empresa de seguros considerada como lo sufi­cientemente sólida y bien estructurada, puede con­fiar en que en un futuro dispondrá de un comple­mento de la pensión que le posibilitará vivir de una forma más holgada y sin tantas preocupaciones re­lativas al dinero.

En caso de que elija un seguro con el propósito de proteger a sus seres más queridos, puede tener la certeza de que si le suce­diese algo, ellos podrán se­guir adelante con sus res­pectivos planes. Qué duda cabe de que esto supone una garantía importante, especialmente para las familias que tienen hijos todavía pequeños.

Además, en un supuesto de incapacidad permanen­te, la compañía aseguradora le dará una indemnización que le permitirá comple­mentarla con la pensión entregada por el Estado. De otro lado, algunos seguros de vida gozan de ciertas ventajas o privilegios de ín­dole fiscal.

Por ejemplo, si nos refe­rimos a una póliza que tiene como propósito principal respaldar un préstamo hipotecario para adquirir una casa, tal gasto será deducible del Rendimiento del Ca­pital Inmobiliario.

Los trabajadores autóno­mos pueden deducir una cantidad máxima de 500 euros de las primas que han soltado. Y en el supuesto de la persona receptora de la indemnización, ésta cotiza­rá en base a las normas es­tablecidas por el Impuesto de Sucesiones. No obstante, si la cantidad no pasa de los 1.000 euros, no tendrá la obligación de pagar nada.

Por último, permiten frac­cionar el pago, con el in­cremento de comodidad que ello significa (periodos anuales, semestrales, tri­mestrales o mensuales).

También podría gustarte