Planificación financiera familiar: por qué es importante y qué tener en cuenta

Por Francisco Gómez
Director Comercial de Fortaleza SA

Para alcanzar un objetivo, cualquiera que sea, es necesario tener un plan. La planificación no es más que definir, de forma metódica y estructurada, una serie de pasos para conseguir un resultado. Es un aspecto crucial en todos los aspectos de la vida, también en las finanzas. Y más aún, si hablamos de finanzas familiares, ya que cuando llevamos adelante un hogar se hace mayor la necesidad de reducir la incertidumbre, de tener tranquilidad y seguridad con respecto al dinero.
El asesor financiero David Back, en su libro Finanzas familiares. Cómo conseguir seguridad financiera y alcanzar sus sueños, explica: “Como en muchos aspectos de la vida, el lugar para empezar a dar forma a sus finanzas es en casa. Relativamente, pocos de nosotros hemos crecido en hogares donde nuestros padres hablaran libremente de economía familiar –como mínimo, nunca con los hijos a la hora de la cena. Como consecuencia, la mayoría hemos crecido sin saber nada sobre el dinero, incluyendo hasta cómo hablar del tema con la persona con la que hemos elegido pasar el resto de nuestra vida”.

Es que el desconocimiento, el no saber cómo manejar el dinero, es un factor que muchas veces nos limita a la hora mantener saludables nuestras finanzas. En la Encuesta de Educación Financiera de Paraguay de 2013, solamente el 10% de los participantes manifestó que ellos o alguien de sus hogares han recibido lecciones de finanzas personales o manejo del dinero. Mientras tanto, según esta misma encuesta, la inseguridad financiera vinculada a los alimentos y otros artículos esenciales afecta a uno de cada cinco adultos paraguayos.
Sin embargo, cada vez son más las personas que toman conciencia de la importancia de tener cierta estructura a la hora de manejar su economía, en vista de que esto les permite mejorar su calidad de vida y cumplir sus metas.

CLAVES PARA UNA ECONOMÍA FAMILIAR SALUDABLE

Establecer objetivos. Todos tenemos metas diferentes, según el momento que estemos viviendo, y nuestra planificación financiera tiene que ajustarse a eso. No es lo mismo estar esperando al primer bebé que tener hijos ya en la universidad. Definir lo que queremos y necesitamos es el primer paso para ir por ello. No hay que olvidarse de ponerse plazos, fijarnos cuándo queremos alcanzar un objetivo determinado, ni de evaluar cada tanto cómo estamos avanzando. – Llevar un presupuesto.

Es el principal elemento a la hora de planear nuestras finanzas. Una herramienta sumamente útil que nos ayuda a llevar un control de nuestros gastos e ingresos, usar el dinero responsablemente y ahorrar para invertir en cosas verdaderamente valiosas para nosotros, como adquirir una vivienda o mejorar la que ya tenemos, brindarles una buena educación a nuestros hijos o en hacer un viaje en familia.
Aún más que a nuestros ingresos, debemos prestarles especial importancia a nuestros gastos. No obstante, debemos saber cuáles son nuestras ganancias y estimar cómo podrán evolucionar a medida que pasa el tiempo. – Los gastos deben ser siempre inferio res a los ingresos. Es fundamental ser conscientes de en qué gastamos y cómo lo hacemos, para evitar meternos en aprietos. Además, considerar aspectos macroeconómicos, como la inflación, las variaciones del dólar y la moneda local.

Tengamos también en cuenta que existen distintos tipos de gastos: los fijos obligatorios, que no pueden dejar de pagarse, como los impuestos; los variables necesarios, que son los que se necesitan para la vida diaria como el transporte o la ropa; y los gastos eventuales o discrecionales, aquellos de los que se puede prescindir, como salir a comer afuera o usar taxis. – Incluir a toda la familia.

Para conocer cuáles son los gastos de cada uno y evaluar si es posible reducir algunos de estos egresos, y así poder ahorrar más. También, para que todos los integrantes se comprometan y colaboren con un objetivo común, ya sea ir de vacaciones todos juntos, cambiar el auto o simplemente, tener reservas para estar preparados para posibles imprevistos.

AHORRO EN INMUEBLES
Ahorrar no es una tarea fácil y es importante darle a ese dinero que logramos guardar un destino inteligente. Los inmuebles son una excelente opción para invertir, porque no se desvalorizan, sino todo lo contrario: a medida que pasa el tiempo adquieren más y más valor.
En Fortaleza contamos con un sistema flexible y adaptable a las posibilidades de cada persona, que permite adquirir un inmueble aportando una cuota mensual accesible; y de esta manera, invertir de forma rentable y segura sin descapitalizarse.

También podría gustarte