Dueño del SNT en mira del Congreso de EEUU

Remigio Ángel González "El fantasma",investigado

EL ECONOMISTA
eleconomista.com.mx

La Cámara de Representantes solicitó a la Casa Blanca que investigue al empresario de origen mexicano Remigio Ángel González, “El fantasma” y dueño de una extensa red de medios de comunicación en toda América, en Paraguay es dueño del SNT (Canal 9), Paravisión (Canal 5), Sur TV (Canal 10) y Paraná TV (Canal 12).

Un comité bipartidista de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos solicitó investigar al empresario de medios de comunicación Remigio Ángel González y a otras cinco personas con actividades en naciones centroamericanas por posibles actos de corrupción, crimen organizado y acciones en contra los derechos humanos en esa región.

Las seis personas mencionadas en una carta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes dirigida al presidente Donald Trump, en la Casa Blanca, menciona a los salvadoreños José Aquiles, Enrique Rais López y José Luis Merino, al hondureño Oscar Ramón Nájera, a los guatemaltecos Gustavo Adolfo Alejos Cambara y Luis Alberto Mendizábal Barrutia, así como al empresario de origen mexicano Remigio Ángel González, por posibles ilícitos cometidos en Guatemala.

La solicitud de investigación de este comité del Congreso estadounidense se ampara en una normatividad sobre derechos humanos denominada Magnitsky Human Rights Accountability Act y que faculta a los congresistas de Estados Unidos, entre otras acciones, en la realización de reportes acerca de individuos sobre los que pesan sanciones o presunción de delitos de corrupción y contra los derechos humanos en América Central.

Un magnate de medios latinoamericanos Remigio Ángel González es propietario de distintos medios de comunicación repartidos por toda la geografía de América Latina a través de su holding Albavisión.

Desde Guatemala hasta Ecuador, este empresario es dueño de estaciones de radio, canales de TV y periódicos. Su carrera comenzó en 1971, vendiendo telenovelas mexicanas en América Central.

Periodistas locales y organizaciones civiles han afirmado que en algunas naciones opera con testaferros.

También podría gustarte