Escenario complicado asusta al Gobierno

El Cronista
Argentina

 

En el Gobierno están desvelados tanto por la Justicia como por la economía. Por un lado, descuentan que el caso de los Cuadernos K afecta al kirchnerismo y ya analizan la posibilidad de que el juez Claudio Bonadio pida el desafuero de la ex presidenta Cristina Fernández. En ese caso, consideran que el PJ quedará bajo presión, luego de que el senador Miguel Pichetto adelantara que no votarían en esa línea. Por el otro, están pendientes de cómo abrirá el mercado.

Que el juez Bonadio pida la detención de la ex presidenta por la causa de los cuadernos genera preocupación en Casa Rosada. “Ese sería un escenario muy complicado… tenemos que tener cautela”, advirtió un alto funcionario. En plena contracción económica y alta inflación preocupa cómo puede impactar un revés contra la ex presidenta en el humor social.

El propio Macri verificó en persona que hay sectores de la oposición enervados con su gestión, tal como ocurrió el sábado por la noche, durante la cena de la UTHGRA (Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos) en La Rural. El jefe de Estado fue al evento a dar un discurso y desde distintas mesas le propinaron insultos y cánticos en su contra.

Ante el escenario de que Bonadio pida el desafuero de la ex presidenta, en el Ejecutivo perciben que pondrá presión sobre el PJ. “Una cosa es avalar que registren las propiedades, pero otra es que los senadores del PJ tengan que decidir sobre su desafuero… Los senadores peronistas van a ser los más complicados porque este caso está cambiando la política y la opinión pública está mirando”, comentaron desde el Gabinete. El desafuero dependerá de los votos de la bancada peronista que lidera Miguel Pichetto, quien anunció que no iban a prestar conformidad para quitarle la inmunidad parlamentaria a la ex presidenta. Pero en Casa Rosada perciben que, con el avance del caso, el PJ tiene menos margen. Si hay algo que quieren instalar desde la Casa Rosada es que “el caso de los cuadernos” no es un Lava Jato, como el de Brasil. Marcos Peña dijo que a diferencia del caso que terminó con el ex mandatario brasileño preso, porque en esta oportunidad se está investigando “al gobierno anterior”. Casa Rosada teme que el caso paralice las obras públicas, ya que las empresas están admitiendo haber hecho pagos en negro. “Hay que separar a las empresas de los empresarios…”, razonaron desde Casa Rosada.

También podría gustarte