Las clausulas limitativas en el Contrato de Seguros

POR GUILLERMO FRONCIANI 

ABOGADO

El Contrato de Seguros, en su aspecto jurídico posee cláusulas que enmarcan la cobertura de riesgos que devienen ya sea del Código Civil – Contrato de Seguro, como de las condiciones de póliza insertas en la póliza, en tanto que, en su aspecto técnico se forma un perfecto equilibrio entre prima vs riesgo, es decir el costo del seguro puede estar supeditado a la mayor o menor exposición al riesgo que debe afrontar el asegurador.
Ambos aspectos, jurídicos y técnicos, tienen como “regulador” a las clausulas limitativas o delimitativas. Es el que logra ese equilibrio en la relación prima/riesgo, y es el que delimita el contrato en cuanto a, que riesgo está cubierto y cuales no lo están.
Podemos decir que las clausulas limitativas “reducen” la cobertura normal de un contrato o directamente limitan los derechos del asegurado o le imponen ciertas cargas que finalmente se traducen en una limitación de sus derechos. Un ejemplo seria la aplicación de las franquicias o deducibles en las pólizas. En tanto que las delimitativas definen entre los muchos riesgos cuales pueden ser objeto de cobertura.

Por ejemplo cuando en el seguro de transporte no esta cubierto la responsabilidad civil de la carga transportada. En este caso esta “delimitado” los riesgos cubiertos.
Ambas clausulas pueden confundirse con las exclusiones de cobertura, sin embargo aquellas se diferencian de la exclusión en cuanto a que si bien está cubierto el riesgo, el asegurador acepta tomarlo pero con cierto límite, atenuando así su obligación.

Delimitar el riesgo es fijar los límites hasta donde el asegurador participara de una eventual perdida. Por ejemplo el daño por agua o la remoción de escombros en las coberturas de incendio donde el asegurador acepta cubrir pero limitado hasta un porcentaje de la suma asegurada establecida en el riesgo principal. O bien el riesgo de granizo en el seguro de automóviles donde también puede aceptar el asegurador pero limitado a un importe muy inferior del valor del automóvil.
Ahora bien, la ley impone a los aseguradores: a) La obligación de destacar en la póliza especialmente las clausulas limitativas de los derechos de los asegurados; b) Que dichas clausulas estén insertas de manera clara, precisa y concluyente y c) Que sea aceptada por escrito por el asegurado, Es por ello que en el frente de la póliza existe un espacio donde se destaca las clausulas adicionales que forman parte de la póliza, en tanto en los talones de retorno o acuse de recibo de las pólizas física o por medios electrónicos, el asegurado consiente con su firma, que las ha leído, está en conocimiento de las mismas y las acepta expresamente.
Esto es significativo teniendo en cuenta de que, el contrato de seguro es un contrato de adhesión establecida unilateralmente por el asegurador y pasible del alcance de la Ley 1334/98 de Defensa al Consumidor que en su artículo 25° expone: “…Todo contrato de adhesión presentado en formularios, en serie o mediante cualquier otro procedimiento similar, deberá ser redactado con caracteres legibles a simple vista y en términos claros y comprensibles para el consumidor…”.

Así, es fundamental para el asegurado controlar, revisar o consultar antes de dar su consentimiento cuales son las clausulas limitativas o delimitativas del contrato y cuáles son las exclusiones de cobertura de tal manera a que este en perfecto conocimiento de que coberturas ha tomado en función a la prima pagada.

Aquí radica la importancia del asesoramiento de los Corredores o Brokers, y de los Agentes de Seguros quienes conocen los productos de las aseguradoras y a su vez conocen al cliente o su necesidad de cobertura de riesgos, evitando así conflictos innecesarios a la hora de un eventual siniestro.

También podría gustarte