La responsabilidad del Agente o Corredor de Seguros

Por Guillermo Fronciani
Abogado

 

El agente o corredor de seguros tiene una doble función profesional. Por un lado se vincula con el asegurador, y por el otro lado, se vincula con el asegurado. En esta relación,  no actúa precisamente en carácter de representante de la aseguradora, aunque para el  derecho de seguros,  prevalece la discusión de si está actuando como tal aun sin un mandato específico y en tanto la aseguradora lo acepta, al menos tácitamente dicha situación,  al permitir la realización de ciertos actos en su nombre como ser la cobranza, suscripciones y hasta entrega de las pólizas. Al final es el agente el que conoce las políticas de suscripción del asegurador y a su vez “conoce” al cliente facilitando así la relación asegurativa.

Podemos agregar muchas funciones más que realiza el agente pero nos avocamos ahora en la responsabilidad del mismo. Obviamente con el asegurador, con el cual celebro un contrato,  debe cumplir las estipulaciones contenidas en el acuerdo. Su actitud por un obrar doloso o culposo lo hace pasible de las sanciones establecidas en el contrato. En cuanto a las normativas vigentes, el artículo 75 de la Ley 827/96  en el Capítulo III, Sección I expresa: “… Queda prohibido a los agentes y corredores de seguros hacer todo acto, exposición o sugestión destinado a engañar o extraviar el criterio de un contratante, sobre las condiciones y modalidades de la póliza que ofrece, o sobre la empresa emisora, como así también todo examen o comparación incompleto entre dos o más pólizas. Queda igualmente prohibida toda maniobra que induzca o pueda inducir a error a un contratante con el objeto de que anule, abandone, ceda por efectivo, por seguro saldado o a término, o en cualquier otra forma provoque la caducidad de su póliza, a fin de celebrar un nuevo contrato…”

La Superintendencia de Seguros, ha promulgado resoluciones alusivas a la responsabilidad de los intermediarios, y así tenemos la Resolución SS.SG. N° 108/10  “de compromiso de protección al consumidor de los agentes y corredores”,  que expresa en su resuelve: “…1°) Disponer que los Agentes o Corredores de Seguros, provean a los usuarios del seguro la información oportuna, completa y relevante, tanto antes de firmar el contrato como después, hasta el punto en el cual todas las obligaciones bajo un contrato hayan sido satisfechas…”

Tenemos también la Resolución SS.SG. N° 64/11 “que establece los requerimientos para el ejercicio de la intermediación en protección a los consumidores” y que expresa: “…Los Agentes y Corredores de Seguros deben asegurar un alto estándar de integridad profesional en el ejercicio de sus funciones, cuando se hallen en posesión de documentos que son entregados para su gestión (Propuestas, Pólizas, Recibos de Cobranzas u Otros)…”

Con respecto a las sanciones, el artículo 120° establece una gradación donde la Autoridad de Control podrá aplicar las siguientes sanciones tales como: a) Apercibimiento; b) Multa y c) Suspensión desde tres meses a un año; y d) Cancelación de la matrícula. Y el que consideramos más importante,  el artículo 123°, donde  la Autoridad de Control podrá intervenir de  oficio y  aplicar sanciones sin perjuicio de las acciones civiles y/o penales resultantes: d) A los que actúen como intermediarios en la contratación de seguros con empresas no autorizadas. Es decir cualquier agente o corredor de seguros debe intermediar únicamente con las aseguradoras inscriptas en la Superintendencia de Seguros.

Por todo lo expuesto, los intermediarios de seguros deben actuar al igual que el asegurador con la máxima buena fe en sus gestiones. Estar sujetos a requisitos mínimos relacionados con el régimen de gobierno corporativo, dependiendo de la naturaleza y escala de la intermediación y de la complejidad de su actividad. Asumen responsabilidades y están expuestos a las sanciones emanadas del Organismo de Control.

También podría gustarte