Mario Abdo empieza a usar al estado como una oficina de empleo

Cuando en Para­guay las cifras del desempleo llegan al 5,20% de la población según datos de la Dirección Ge­neral de Estadística, el actual director de Itaipú, José Alderete se toma la molestia de convertir la entidad en una nueva agencia de empleo para los cercanos al poder.

Una de sus contratacio­nes, Antonio Ibáñez, de 73 años quién fue ministro de Agricultura durante el gobierno de Nicanor Fuarte Frutos (2003-2008).

El padre del exdiputado José María Ibáñez estaba envuelto en hechos de corrupción por comer­cialización de carne.

Pero para el actual pre­sidente de la República, Mario Abdo Benítez, “Antonio Ibáñez tiene una larga trayectoria de trabajo en el sector pro­ductivo, no tiene ningún juicio pendiente con la justicia”.

Mientras que unas 180.200 personas tar­dan un tiempo inte­resante en encontrar una ocupación, para la operadora política Odila Báez, ser nombrada en Itaipú con G. 37 millo­nes por mes solo le bastó portar un pañuelo rojo en el cuello.

Sin embargo para, Mario Abdo Benítez estas de­nuncias son comunes y sin relevancia.

Dijo que “todos somos cuestionados quienes estamos en la función pública”, minimizando los hechos de corrup­ción ligado a Ibáñez.

Para dar el suficiente apoyo a la designación de los cargos agregó que “fueron desvirtuadas por la justicia paraguaya, los hombres públicos, siem­pre pueden tener en pro­ceso de administración cuando son funcionarios públicos, servidores pú­blicos, cuestionamien­tos, pero, ante la Ley, hoy el estado encuentra abso­lutamente habilitado”.

Mientras que a Odila Baéz la defendió dicien­do que “esa señora no ne­cesita ese salario” y que “en esta etapa de su vida ella prácticamente quie­re servirle y dedicarle a la nación paraguaya”.

También podría gustarte