Trump ya piensa en la reelección

Por Fausto Pretelin
Consultor, Editor – El Economista

 

No fue una noche negra para el presidente, ahora usará a los demócratas como pararrayos.

Trump queda herido, pero no de muerte. El Partido Republicano pierde la mayoría de la Cámara de Representantes pero mantiene el Senado.

El objetivo de Trump hacia el 2020 se mantiene vivo: la reelección. Desde la Segunda Guerra Mundial cinco de los seis presidentes que consiguieron la reelección lo hicieron aun perdiendo el control de una de las dos cámaras.

El escenario del juicio político ha quedado diluido, a menos de que el fiscal especial sobre la posible injerencia rusa en las elecciones de 2016, Bob Mueller, presente pruebas contundentes en contra del presidente.

No se puede considerar un fracaso para un personaje que convirtió las elecciones intermedias en una especie de segunda vuelta presidencial, o si se prefiere, en un plebiscito alrededor de su persona.

Tampoco fue una noche negra para el inquilino de la Casa Blanca, sobre todo, si se considera que su nivel de popularidad alcanza niveles pocas veces vistos (41%) en un presidente estadounidense.

Trump durmió tranquilo porque refrenda su idea de que ni disparando con una escopeta en Manhattan pierde popularidad entre los integrantes de su famosa base electoral; personajes que lo acompañarán hacia donde tenga que ir, inclusive, a una guerra.

Ayer, en la que para muchos era la segunda vuelta presidencial, Trump quedó herido, pero no de muerte política.

Queda claro que el fenómeno que Siria puso sobre la mesa llegó a Estados Unidos gracias a Steve Bannon.

También podría gustarte