Señales de alerta

El Gobierno debe asumir un rol más activo para mitigar los primeros signos de desaceleración económica.

Por Samuel Acosta
Periodista

El arranque de la gestión de Gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, desde el punto de vista económico está siendo extremadamente conservador. Este fenómeno podría considerarse casi natural, pues las principales cabezas del equipo económico como ser Benigno López y José Cantero, ya formaban parte de la estructura de la administración anterior.
Desde el Ministerio de Hacienda y el Banco Central del Paraguay se continuó en estos primeros meses la misma línea de trabajo del gobierno anterior. El titular del Fisco había prometido revisar las excepciones fiscales como alternativa para incrementar las recaudaciones sin subir impuestos, pero hasta hoy, no hay una propuesta concreta al respecto. Por su parte, el titular de la banca matriz se dedicó a realizar fuertes intervenciones para tratar de controlar la presión que sufrió el guaraní en su cotización respecto al dólar. Si bien la divisa norteamericana se estabilizó, el nivel de las reservas cayó más de 10%.
Del 15 de agosto a esta parte se ha notado una llamativa desaceleración económica, al punto que en setiembre los datos del estimador de negocios del BCP revelaron que por primera vez en el año, todos los segmentos del sector comercial cayeron en sus ventas. De igual forma, en el informe sobre actividad económica también se observó una caída de 2,3% .
Los primeros cien días de la nueva administración Central deja poco para el análisis, y es hora de que el Equipo Económico asuma un rol más activo. La inyección de USD 740 millones para el pago de salario y aguilando es un estímulo para reavivar el consumo en diciembre, que se debará acompañar con mayor aceleración en obras públicas para reactivar el ritmo económico. Mantener una actitud pasiva ante las primeras señales de alerta, podría ser peligrosa.

También podría gustarte