5 minutos de razón para el activo más subutilizado en el Mundo

POR FRANCISCO PERONI
ABOGADO Y LIC. EN ADMINISTRACION DE EMPRESAS
[email protected]

“EL AUTO, es el activo más subutilizado del mundo”; esta expresión es la utilizada por el Banco de inversiones JP Morgan y su fundamentación se basa en que un auto permanece sin ser utilizado un 92% del tiempo. Si se contabilizaran todos sus costos, incluyendo combustible, seguros, depreciación, un propietario en los Estados Unidos gasta unos $ 12.544 al año en un auto que utiliza de promedio 14 horas semanales.

El auto particular en promedio permanece en nuestras casas todas las noches unas 9 a 10 horas sin ser utilizado mientras descansamos, al mismo tiempo casi todo el resto de los activos financieros e industriales en el mundo se encuentran en producción, a eso debemos sumar la cantidad de autos que únicamente se utilizan para mover una o dos personas a sus lugares de trabajo, posterior al cual durante otras 8 horas laborales están nuevamente inmóviles, sin producir.

Asuncion tiene aproximadamente 600.000 vehículos que ingresan o se mueven por día, la inversión país en estos vehículos a razón de unos $8.000 por vehículo da una inversión económica social equivalente a $4.800 millones de dólares, en activos donde probablemente más del 50% funciona menos de 8 horas al día. A su vez los autos son uno de los mayores emisores de CO2, creando un enorme perjuicio al medio ambiente. En países desarrollados, invierten cientos de millones de dólares para hacer carreteras y carriles exclusivos para autos que lleven más de un pasajero o que dentro de una comunidad acuerden compartir autos, mejorando la utilización de estos, reduciendo el tráfico, la congestiones y las emisiones vehiculares.

Del enorme esfuerzo de inversión en infraestructura vial que realizo el gobierno federal y en especial el estado de California, es que nace dentro de los grupos vecinales el sistema del vehículo comunitario, que luego de un tiempo evoluciona y a través de un consenso social, se acuerda que quienes iban transportados en el vehículo comunitario debía compensar a los vecinos que ofrecían sus autos para uso compartido.

Con el avance tecnológico y la aparición de los Smartphones que incorporan GPS e internet, nace la primera idea privada de crear un vehículo comunitario compartido, para interconectar a las personas, más allá de su vecindad, con los beneficios que ello acarrea, compensando a quien voluntariamente en su trayecto o en sus horas libres quisieran transportar a otras dentro de su comunidad, usando un activo que durante muchas horas estaba fuera de producción o uso, de AHÍ NACE UBER.

El uso compartido voluntario de vehículos aumentara el aprovechamiento social de estos activos a un 50 o 60% de su potencial real, un gran avance. Sin que haya estado programado, el sistema empezó a generar ocupación a tiempo parcial de personas desocupadas, de amas de casa con tiempo libre (cuando los niños están en las escuelas) e incluso durante las noches o fines de semana, posibilitaba que, si alguien precisaba, podía generar un ingreso adicional familiar sobre un activo que hasta ese momento le representaba solo un costo. Por ultimo y no menos importante empezó a servir como una referencia laboral de primer empleo y en donde todos los conductores son calificados en cada servicio que prestan por parte del consumidor. Asuncion, es una ciudad con pésima infraestructura vial y de transporte público, con un tráfico que circula por debajo de los 20 km/h y una contaminación ambiental en crecimiento.

En nuestra ciudad, no se vislumbra soluciones a corto plazo, ante estas realidades, el gobierno central y municipal, deben impulsar el uso de estas plataformas tecnológicas, de las cuales ya hemos mencionado sus innumerables beneficios. Por supuesto, estos sistemas deben tributar, estar registrados, tener seguros comerciales para transporte de personas y algún que otro requisito más, pero ello se debe exigir pensando en el crecimiento del sistema comunitario, la mejor utilización del activo más ineficiente de la historia moderna, la descongestión del tránsito, la reducción en polución ambiental, la generación de empleo e ingresos adicionales complementarios, por último, la prestación de un servicio de transporte moderno valorado y requerido por el consumidor.

En poco tiempo y como ya ocurre en otros países estas plataformas informáticas van a realizan acuerdos con centro comerciales, supermercados, comercios, cines, restaurants, bares, bancos y por el solo hecho de ir en un UBER O MUV, los locales estarán dispuesto a cubrir parcialmente el costo de traslado del consumidor a sus negocios, esto en otros países se hace en la actualidad con descuentos, programas de puntos, crédito en la tarjeta de crédito, etc.

El Smartphone, cambio al mundo, los servicios comunitarios de transporte cambiarán la forma de usar o poseer un vehículo, aquellos gobernantes, que se opongan, obstruyan y restrinjan este avance serán recordados en la historia, por haber tenido la más limitada visión del futuro próximo; un futuro que en el 2.030 vaticina la llegada de los autos eléctricos, autónomos y comunitarios. Como comunidad, debemos fomentar, acompañar y proteger estos progresos. No hace falta 5 minutos de razón para poder comprenderlo.

También podría gustarte