Momento de autoevaluar la responsabilidad de nuestras empresas

Pacto Ético Comercial
[email protected]

 

En esta época, todas las empresas se encuentran cerrando un período más, aprovechando el cierre de año para reunirse a terminar y evaluar el trabajo realizado durante este año, así como para planificar uno nuevo que está a pocos pasos. Usualmente se autoevalúa el desenvolvimiento empresarial, se subraya las ventajas y desventajas existentes, buscando a la par soluciones más acordes y eficientes en estas actividades. Acaso no es ésta la mejor oportunidad para centrarse a estudiar la responsabilidad social empresarial y transparencia que poseemos.

Cuando hablamos de responsabilidad social empresarial (RSE) nos referimos a la actividad voluntaria dirigida a mejorar la sociedad con el fin de mejorar la imagen corporativa y, de esta manera, el valor añadido de la empresa. En otras palabras, es el compromiso de hacer negocios éticos basados en la legalidad. Suena propicio obtenerla en nuestra empresa, ¿verdad? – Pero por supuesto que sí! Dirían la mayoría de las personas, alegando que es indispensable ser responsables socialmente sin olvidar la transparencia.

La transparencia es una política del gobierno corporativo de una compañía, destinada a informar a la sociedad sobre sus actividades comerciales y financieras, su gestión, sus resultados y su aporte a la sociedad a través de la responsabilidad social empresarial. Es más bien, el compromiso de no incurrir en actos de corrupción, no negociar con entidades o empresas que no sean transparentes y denunciar los actos de corrupción que afecten los intereses de la empresa.

Tiene como vía la comunicación, que busca hacer disponible la información y reportes de la empresa, busca el aumento de la confianza entre quienes tienen relación con la empresa, ya sean los empleados, los clientes, los accionistas o los proveedores. Trabajando siempre de una manera seria, ordenada y comprometida a través de un plan estratégico. Semanas atrás se celebraba el Día Internacional contra la lucha de la Corrupción vinculada directamente con la transparencia y RSE, así como es vital para el buen desenvolvimiento de la sociedad.

La transparencia impone obligaciones, claridad y un gran sacrificio en sostenerla. La información que se provee debe ser veraz, no debe emitir juicios y debe verse desde las evidencias y el sentido común. Tiene que ejercerse con responsabilidad, con grandeza y nunca confundirse con un asunto personal. Está ligada con la ética, la moral pública, la honestidad, la honradez, la lealtad, la confianza, entre otros. En las empresas, la transparencia debe ser un valor, un compromiso y una actitud permanente de relacionamiento en los equipos de trabajo. Una empresa que no es transparente en lo que ofrece, se vuelve conflictiva ya que se derrumba la confianza. Por otro lado, una organización que aclara todo con transparencia, siempre saldrá fortalecida.

La RSE y la transparencia son una forma de hacer negocios que garantizan mayor sostenibilidad a lo largo del tiempo a la empresa y crecimiento económico. El objetivo principal que persigue la responsabilidad social radica en el impacto positivo que estas prácticas generan en los distintos ámbitos con los que una empresa tiene relación, al mismo tiempo que contribuya a la competitividad.

La responsabilidad social, por tanto, habla de la manera en que las empresas realizan sus negocios, de los criterios éticos que utilizan para la toma de decisiones, de los valores en que definen sus prioridades y de su relación con todos los públicos interesados. Así pues, la transparencia es un valor que las empresas deben utilizar para construir la confianza de sus clientes y demostrar su responsabilidad.

Por lo tanto, si estás buscando una estrategia útil, eficiente, rentable y segura, la mejor opción es enfocar a tu empresa, desde su planificación, en la implementación de más responsabilidad social y transparencia. Es fácil identificar si tu organización va por buen camino. Las siguientes preguntas te ayudarán a evaluarla: ¿Todas las gestiones son realizadas legalmente y basada en documentos formales? ¿Existe buena comunicación y transparencia con respecto a los datos e informaciones que manejan? ¿Cómo es la relación entre los individuos partes de la organización? ¿Cuál es el grado de credibilidad y fidelidad de todos los colaboradores? ¿Hace cuánto tiempo me encuentro en el mercado y por cuánto tiempo planeo quedarme? ¿Tengo una empresa sólida? ¿Cuáles son los objetivos principales y cómo planeo alcanzarlos? ¿Cuáles son los valores que tengo como pilares?

En definitiva, es este el momento que debemos formalizar el Paraguay para cambiar la cultura de realizar las cosas informalmente y sin planearlas, por una cultura de formalidad y de planificación. Con esta finalidad, el PEC aglutina empresas del sector privado que promueven principios de ética. Certifica a estas empresas y actúa como un medio para ddemostrar que la honestidad y la transparencia son rentables y dan sustentabilidad a los negocios.

También podría gustarte