“La aparición de procesadoras con visión amplia sería buena noticia para todos”

“La existencia de solo cuatro entidades y un jugador principal, que es Bancard, que aglutina a los más grandes emisores del sistema; bancos y financieras, no permite mucha maniobrabilidad para nuevos ingresantes en este negocio, pues tiene más del 60% del volumen del mercado”, manifestó Jesús Sánchez, consultor independiente, acerca de la situación actual de la competencia limitada dentro del rubro de las empresas procesadoras de tarjetas de crédito y débito en el mercado paraguayo.

Datos oficiales de la Cámara Paraguaya de Medios de Pago (CPMP), al cierre del primer semestre del 2018 indican que estas cinco procesadoras proveían sus servicios a 27 mil comercios, con más de 46 mil POS (point of sale) habilitados para transacciones electrónicas.

Sánchez añadió que uno de los principales jugadores, que parecía que movería un poco más el mercado local, aún no se ha manifestado comercialmente de manera importante para dinamizar la competencia, que tendría como resultado final mayores beneficios para el consumidor.

BENEFICIOS

Según el consultor, las empresas procesadoras locales están más bien enfocadas en su propia gestión de mantenimiento, antes que en la creación, incorporación o innovación de nuevos productos específicos para la gran población carente de estos medios de pagos.

“La aparición de procesadoras con visión amplia y vanguardista, que ofrezcan productos y servicios dirigidos a la población no bancarizada o complementos de servicios a los ya bancarizados mediante plataformas desarrolladas para segmentos específicos, sería una muy buena noticia para todos”, dijo Sánchez acerca del beneficio que generaría la entrada de más empresas.

“Aunque el mercado local no sea tan grande y apetecible para las principales marcas internacionales de tarjetas, aún existe espacio para bancarizar y la concesión de tarjetas es una de las principales maneras de obtener esa realidad”, dijo Sánchez, pero agregó que esa tarea pertenece primordialmente a los bancos y financieras, quienes mantienen la relación directa con el consumidor final. La función de la procesadora se limita a la relación con el emisor, acotó.

COMISIONES

“En el frente de costos y comisiones pagadas por los comercios por el servicio de aceptación de las tarjetas, claramente podemos decir que ellas están plenamente justificadas”, afirmó el consultor a 5días.

Actualmente, las procesadoras cobran comisiones sobre el valor de la venta de los comercios por el servicio de aceptar tarjetas como un medio pago. No obstante, al no haber una oferta diversa de procesadoras, las tasas de estas comisiones tienden a permanecer altas, sumando al sobrecosto que se pasan al consumidor final.

También podría gustarte