Nuestros bosques idos

Paraguay ya ha perdido la mayor parte de superficie boscosa de su territorio.

¿Paraguay Sostenible?
Por Celeste Morínigo Báez
@CelesteAmb
INGENIERA AMBIENTAL

Luego de tanto debate, sensibilización y movilización ciudadana como muestra de indignación, repudio y reclamo a las autoridades por la desidia y la subsecuente pérdida de nuestros bosques junto con toda la complejidad de consecuencias para el sistema ambiental, es meritorio hacer hin­capié en esta tan grave situación, siempre en el marco de cuestionarnos cuál es el gra­do de sostenibilidad del desarrollo del país.

La conversión del uso del suelo y la desapa­rición de los bosques nativos es un hecho innegable. Informes señalan que nuestro país es el que más bosques deforestó en América en el periodo 1990-2015. Por un lado, el Chaco paraguayo ha sufrido una masiva deforestación, convirtiendo una extensa zona de en tierra ganadera y de cultivo, eso, sin un marco legal prohibitivo, sólo el recurso de la reserva legal y la protección de cauces hídricos.

Por otro lado, en muy poco tiempo, el 90% del bosque continuo, alto, húmedo y rico en biodiversidad de la Región Oriental fue desmontado, desapareció para dar lugar a hectáreas de cultivos extensivos, incluso con la vigencia de una ley extrema­damente prohibitiva como lo es la Ley de Deforestación Cero en la Región Oriental.

Por tanto, resulta evidente que la ilegalidad en la deforestación es también un hecho y por ende la extinción es una dura realidad. Aunque el cuerpo legal ambiental existe, la aplicación y la fiscalización tienen fallas debido a la ausencia de trabajo conjunto que incluya a las municipalidades y a profesionales competentes, y por las prácticas con falta de ética de quienes toman las decisiones e incluso de ine­scrupulosos que como parte del trabajo de consultoría omiten o falsean datos de proyectos productivos para obtener la licencia ambiental a cualquier costo, haciendo que el país se desarrolle en un patrón nada más alejado de la sostenib­ilidad social, ambiental y económica.

También podría gustarte